Julio Revollo: Los Ceausescu en Costa Rica

0

Julio Revollo AcostaGenealogista

A mediados de agosto de 1973, la Cancillería costarricense anuncia la visita oficial de Nicolae Ceasescu, presidente del Consejo de Estado de la República Socialista de Rumania y secretario general del Partido Comunista Rumano, a quien acompaña su esposa Elena, los cuales estarán arribando al aeropuerto internacional Juan Santamaría el sábado 1º de setiembre, como parte de su gira latinoamericana. El coronel Manuel Enrique Guerra Velásquez, viceministro de la Presidencia, es nombrado delegado especial para acompañar al presidente visitante, y el ministro consejero Julio Ernesto Revollo Acosta es designado delegado coordinador entre la Cancillería y la delegación rumana.

Nicolae y Elena Ceausescu<br />(lavozdelsocio.com)

De conformidad al programa acordado, la delegación rumana se hospedará en el Gran Hotel Costa Rica. Del sábado 1º al lunes 3, la pareja presidencial hará un viaje privado de “descanso”, visitando el valle de Orosi y asistiendo a una cacería de dantas en el Guanacaste.

Conocida la noticia de que se había programado una cacería, el Club de Caza Corobici se movilizo para impedir tal evento y en carta dirigida a la Jefatura de Protocolo expresa que “la noticia en cuestión nos ha causado extrañeza pues  a pesar de que el Sr. Ceausescu es un distinguido huésped de nuestro país, si se realizara esta cacería se estaría violando las leyes protectoras de nuestra fauna silvestre…”  (y a continuación enumera las leyes que se estarían violando). “Muy respetuosamente solicitamos a esa Cancillería nos indique si existe algún mal entendido o en su defecto, se consideren los decretos antes indicados…como cazadores y costarricenses saludamos muy cordialmente a nuestro distinguido visitante a quien deseamos una grata permanencia en nuestro país…” La Casa Presidencial, de inmediato, comunica que el ilustre visitante no tendrá tal esparcimiento en nuestro país.

El martes 28 de agosto el presidente Figueres Ferrer, recibe las cartas credenciales que acreditan al primer embajador de Rumania en Costa Rica, señor Costantin Stanescu y, el mismo día, aparece la noticia de que la comitiva oficial rumana ha salido con destino a Cuba, para continuar luego a Costa Rica.

El viernes 31 de agosto, el presidente Figueres Ferrer, en conferencia de prensa, manifiesta que últimamente han ingresado a Costa Rica miembros de la organización guatemalteca “La Mano Blanca”, con objeto de realizar disturbios con motivo de la visita del presidente Ceausescu. Las autoridades han procedido a devolverlos a su país. “Nos hemos limitado a sacar del país la gente indeseable” expresa el presidente Figueres.

Esa misma noche, alrededor de las 23:00 horas, las autoridades del aeropuerto comunican la llegada de un avión rumano con el canciller Macovescu, quien viene desde Cuba para comunicar a su colega, don Gonzalo J. Facio, que el presidente Ceausescu y señora, han decidido permanecer dos días más en La Habana, por lo que estarán llegando a San José el lunes 3.

El sábado 1º de setiembre, en horas de la mañana, sin saber que la llegada de la comitiva rumana se había atrasado para el lunes siguiente, miembros del “Movimiento Costa Rica Libre” realizan una manifestación por las principales calles de San José, portando pancartas, con boinas negras y un tridente rojo como insignia. Por medio de altavoces se oponían a la visita del presidente Ceausescu. a la que calificaron como infiltración comunista en el país, terminando por quemar una bandera de la Unión Soviética.

Y, así las cosas, llega el lunes 3 de setiembre de 1974, en que por primera vez Costa Rica recibe un mandatario de un país socialista de Europa del Este, el cual viene acompañado de una numerosa comitiva de 78 personas entre los que destacan su esposa Elena, sus hijos Zoia y Nicu, el vicepresidente del Consejo de ministros, Ion Patán, el secretario del comité central del Partido Comunista

Rumano, Stefan Andrei, el ministro de Asuntos Exteriores, George Macovescu, el ministro de Minas, Petróleo y Geología, Bujor Almasan, el consejero del Presidente, Mireca Malita, el jefe del Protocolo del Estado, embajador Nicolae Escobescu, el ayudante en jefe del Presidente, general Paul Marinescu, funcionarios de los ministerios de Asuntos Exteriores y de Comercio Exterior, así como personal de seguridad.

El Diario de Costa Rica en su edición del 4 de setiembre, al relatar la llegada de la comitiva rumana el día anterior, informa,

“Tal y como había sido programado, el avión presidencial rumano llego al aeropuerto internacional Juan Santamaría a las 10:00 a.m. El puerto aéreo se encontraba bajo las más estrictas medidas de seguridad. Agentes policiales se encontraban confundidos entre el publico y los balcones fueron clausurados.

Minutos de nerviosismo vivieron funcionarios de la Cancillería, cuando ya detenido el avión presidencial rumano en la rampa, no aparecía el Presidente Figueres. Funcionarios de otros Ministerios y de la Cancillería corrían de un lado para otro, preguntando por el señor Figueres. El señor Manuel Enrique Guerra, Viceministro de la Presidencia, hablo desde la rampa con los tripulantes del avión. Aun no había sido puesta la escalerilla. A las 10:00 a.m. apareció el Canciller Lic. Gonzalo J. Facio acompañado por el Dr. Manuel Aguilar Bonilla y el Lic. Jorge Rossi Chavarría, Primer y Segundo Vicepresidentes de la República, respectivamente. Caía una llovizna persistente. El nerviosismo cundía por todo lado. A las 10:15 se dio la orden de acercar la escalerilla. Del balcón del edificio del aeropuerto pendían dos enormes banderas rumanas, custodiadas por dos guardias civiles.

A las 10:17 a.m. se diviso el “Mercedes Benz” del Presidente Figueres. Quiso reinar la calma, pero no fue así cuando se comprobó que el primer mandatario venia solo; no aparecía doña Karen Olsen de Figueres. Fue la señora Eugenia Ortiz de Bonilla la que sustituyo a la Primera Dama y acompañó al Presidente Figueres hasta la escalinata del avión presidencial (un “Ilushyn” en el que se lee TA/ROM, Rumanian Air Transport).

A las 10:20 descendieron del avión el señor y la señora Ceausescu, acompañados de sus dos hijos, Nicu y Zoe, y de la comitiva oficial visitante. Inmediatamente el señor Ceausescu reconoció al Presidente Figueres a quien saludo en rumano y el señor Figueres contesto en castellano. Otro momento de nerviosismo porque no apareció el traductor en ese momento.

Ambos mandatarios estuvieron unos minutos al pie de la escalinata para que la prensa hiciera fotos. Luego el señor Ceausescu saludo a uno por uno de los miembros del comité de bienvenida. Luego caminaron hacia el salón dos del aeropuerto. Allí esperaban el Cuerpo Diplomático y la Banda

Nacional. Mientras se entonaban los himnos nacionales de los dos países, se escucharon los 21 cañonazos. El Presidente Ceausescu fue saludado por todo el Cuerpo Diplomático presente. En todo momento el Canciller Facio no soltó un paraguas que hacía bailar con cierto nerviosismo. También estuvieron presentes todos los Ministros de Estado… En Costa Rica nunca se había visto tal tipo de medidas de seguridad como las que se pusieron en practica ayer. A todo lo largo de la autopista, desde el aeropuerto internacional hasta la capital, había un Guardia Rural cada 100 metros, aproximadamente. Mientras un helicóptero sobrevolaba la zona, agentes inspeccionaron cada rincón por donde debían pasar los mandatarios.”

El mismo día de la llegada, el Partido Nacional Independiente publica en todos los periódicos, un anuncio firmado por su candidato don Jorge González Martén, en el cual expresa su protesta por la llegada de Ceausescu, y afirma que

“Jefe de un país que pasó de la dominación nazi al vasallaje comunista, Nicolae Ceausescu, es una figura particularmente repulsiva para el pueblo de Costa Rica, por su vocación de violencia, por el uso de asesinato, la tortura y el atropello a los derechos humanos, hasta considerarse como Presidente del Consejo de Estado y Secretario General del Partido Único de su país… Ejecutó matanzas, encarcelo compatriotas, envió a miles de rumanos al exilio, a raíz de la caída de Antonescu, y finalmente, emergió como el puño de hierro que estrangularía los sueños de libertad y de bienestar que animaron a su pueblo a la lucha contra la ocupación hitleriana… Su llegada a San José, reactualiza en nuestra memoria una serie de episodios tenebrosos en los que su intervención fue factor decisivo para aplastar la rebeldía de los jóvenes y los intelectuales rumanos…”

Terminada la ceremonia de bienvenida, el presidente Figueres Ferrer acompaña a los señores Ceausescu hasta la residencia del señor Inocente Álvarez Cabrera, en el Barrio Los Yoses, quien ofreció su casa para hospedar al ilustre visitante, señora e hijos. (El señor Álvarez era un ciudadano cubano, exministro de Estado (Canciller) de Cuba, quien en aquel entonces residía exiliado en Costa Rica).

A las 11: 40 horas, al llegar a la casa donde se hospedarán los ilustres visitantes, se encuentran con un piquete de estudiantes universitarios pertenecientes al Frente Popular Costarricense, quienes se apersonaron, con pancartas y banderas, para dar una manifestación de apoyo a la presencia del señor Ceausescu.

Aeropuerto Juan Santamaría – 3 de setiembre de 1974 De izquierda a derecha: Sra. Elena Ceasescu, presidente Ceasescu, presidente Figueres Ferrer, embajador José Luis Cardona Cooper, director general del Protocolo y Julio Ernesto Revollo Acosta, subdirector del Protocolo

Una vez instalados los ilustres visitantes, se dirigen ambos presidentes a la Casa Presidencial en donde almuerzan. Llama la atención de los de seguridad nacional, el trabajo que desempeña el “probador” rumano, comprobando que los alimentos no atenten contra la salud del señor Ceausescu.

Posteriormente, se reúnen en la misma casa presidencial para iniciar las conversaciones, en las cuales participan, por Costa Rica, el Canciller Facio Segreda, el ministro de Cultura, Juventud y Deportes, don Alberto Cañas Escalante, el ministro de Economía, Industrias y Comercio, don Gastón Kogan Kogan, el exministro director de Planificación Nacional, don Oscar Arias Sánchez y el vicecanciller don Fernando Salazar Navarrete. El tema tratado fue la posibilidad de firmar tratados bilaterales de comercio y de cultura. Don Oscar Arias, a nombre del Gobierno costarricense, puso énfasis en el desarrollo económico nacional, en la mano de obra barata y en las condiciones que ofrece Costa Rica a los inversionistas extranjeros. Recalco que el esfuerzo futuro se debe hacer en salud, vivienda y agua potable.

De la Presidencia, se traslada a la Asamblea Legislativa en donde es recibido por el Plenario. En protesta los diputados del Partido Unión Nacional, don Emilio Piedra Jiménez y don Rafael Ángel Valladares Mora, abandonan el salón de sesiones. El diputado liberacionista. don Jenaro Valverde Marín, en nombre e la Asamblea, recibe a los visitantes con un discurso de bienvenida, al que el señor Ceausescu contesta diciendo, entre otras cosas, que hay que renunciar a la fuerza y a la amenaza para la solución de los problemas entre los países; expresa que, como resultado de esta visita, se llegara a un acuerdo común en un proceso de colaboración en los campos económico, técnico, científico y cultural entre ambos países. Expone su posición de paz y libertad de relaciones entre todos los estados del mundo, sin intromisión en los asuntos internos, añadiendo que es necesario que los países pequeños tengan en la ONU un papel mas importante para solucionar sus propios problemas. Para despedir a los visitantes, el diputado don Manuel Mora Valverde tiene palabras afectuosas hacia el primer mandatario rumano.

Al mismo tiempo, se había elaborado un programa para la señora Ceausescu para visitar la Facultad de Química de la Universidad de Costa Rica, pero a última hora es cancelado y, en su lugar, se realiza una visita al Hospital Nacional de Niños.

Terminado el acto en la Asamblea Legislativa, la Municipalidad de San José recibe la visita del presidente Ceaseuscu, ocasión en que el presidente municipal, don Álvaro Umaña Volio, le hace entrega de las Llaves de la Ciudad y de un pergamino que lo declara Huésped de Honor de la Ciudad de San José. El presidente al agradecer las palabras del señor Umaña Volio, expresa que “están muy alegres de su visita a Costa Rica y que han encontrado un deseo de colaboración en la lucha por el progreso socioeconómico en un mundo más justo y mejor”. Terminado el acto, se traslada a la Casa Amarilla en donde el presidente Figueres Ferrer ofrece una recepción en su honor, partiendo a las 20:45 para el Teatro Nacional, para asistir a una función de gala con la presentación de la prima ballerina assoluta du monde Dame Margot Fonteyn, a quien saludan en su camerino, al igual que a su “partner” que da la casualidad es rumano.

El martes 4, en horas de la mañana, el señor Ceausescu y varios miembros de la comitiva, realizan una visita a la estación del Ferrocarril de Costa Rica, con motivo de la llegada de las nuevas locomotoras rumanas. Son recibidos por el ministro de Obras Públicas, don Rodolfo Silva Vargas, el presidente del Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico, don Clarencio Barth y varios miembros de la Junta Directiva. Seguidamente los obreros del ferrocarril lo invitan a tomar café, ocasión en que el mandatario visitante les dice “Yo mismo soy obrero. Es necesario que los obreros, los intelectuales y los campesinos estén unidos por un mundo mejor y de paz duradera”. Posteriormente se dirigen a colocar una ofrenda floral en el Monumento Nacional.

Al mismo tiempo, en la Cancillería se celebra la reunión de ambas delegaciones finalizar la redacción de los convenios y tratado a firmar. Al medio día se trasladan a la finca La Lucha del presidente Figueres, en donde visitan las fábricas de textiles y de casas prefabricadas. Los niños de la escuela Cecilia Orlich presentan bailes típicos y entregan un ramo de flores a la señora Ceausescu. Seguidamente se ofrece un almuerzo campestre, regresando a San José para la firma del Tratado de Amistad y Cooperación en cuyo articulo 1º expresa “el derecho inalienable de cada pueblo de decidir su destino y de elegir y desarrollar libremente su sistema político, económico y social, de acuerdo con su voluntad e intereses propios, sin ninguna injerencia del exterior’. Seguidamente, los cancilleres Facio y Macovescu firman los convenios de Cooperación Cultural y de Cooperación Científica y Técnica.

A su regreso de La Lucha, y antes de asistir a la firma de los documentos, el señor Ceausescu se reúne en privado, en la embajada rumana, con la plana mayor del Partido Vanguardia Popular, y el joven Niku se reúne con los dirigentes de la Federación de Estudiantes Universitarios en la Universidad de Costa Rica.

Esa noche, en los salones del Costa Rica Country Club, el presidente Ceausescu y su señora, ofrecen una recepción en honor del presidente Figueres y señora. Alrededor de dos horas después de iniciado el evento, se produce un apagón total en San Rafael de Escazú, lo cual provoca un amplio movimiento de los oficiales de seguridad, con el fin de localizar el sitio en que se produjo el daño. Minutos después se pudo comprobar que las líneas primarias del servicio eléctrico habían sido voladas al lanzar una cadena metálica con piezas de hierro colocadas en sus extremos. De ahí que las autoridades determinaron el acto como sabotaje a la recepción que se estaba celebrando en la localidad.

Al día siguiente, miércoles 5, a las 10:00 horas, el presidente Figueres, los miembros del Cuerpo Diplomático y los miembros del Gabinete, se reúnen en el aeropuerto para despedir a los visitantes, quienes continúan su viaje a Venezuela, próxima escala de su gira. El presidente Ceausescu junto con el presidente Figueres se coloca en la tarima montada al efecto, en donde escuchan los himnos nacionales de ambos países y un batallón de la Policía Militar y la Guardia Presidencial les rinde honores. Terminados los actos protocolarios, el presidente Ceausescu se dirige a un grupo de agentes de seguridad, empleados del aeropuerto y particulares, mezclándose entre ellos para saludarlos. Al momento de subir al avión, el mandatario rumano le manifiesta a su colega costarricense que le espera en Rumania a inicios del año próximo. Minutos después de haber despegado el avión presidencial, se recibe en la torre del aeropuerto un mensaje dirigido al pueblo y gobierno de Costa Rica, mediante el cual el presidente rumano expresa sus felicitaciones, así como su agradecimiento por la cordial acogida que recibió la comitiva, haciendo votos por que estos contactos personales sean constantemente renovados y porque todos los acuerdos de beneficios tomados durante su visita, se cumplan para alcanzar los buenos propósitos iniciados.

Siete meses después y, faltando 18 días para entregar el Mando, el presidente Figueres Ferrer realiza visita oficial a Rumania del 23 al 25 de abril, ocasión en que también visita al mariscal Josip Broz Tito, en Yugoslavia, del 25 al 30 del mismo mes, regresando a San José el 1º de mayo, a tiempo para presentar su ultimo mensaje anual a la Asamblea Legislativa.

Nicolae Ceausescu nació en 1918 en Scornicesti, en la región de Muntenia. A inicios de 1932 ingreso al Partido Comunista de Rumania (PCR), siendo arrestado en varias ocasiones por actividades contra el Estado. En 1943 fue enviado a un campo de concentración donde compartió celda con Gheorghe Gheorghiu-Dej. Mientras estaba en prisión conoció a Elena Petrescu con quien se caso en 1945. Cuando los comunistas llegaron al poder con Gheorghiu-Dej en 1947, se convirtió en ministro de Agricultura y viceministro de las Fuerzas Armadas siendo nombrado mayor general en 1950. También ocupo el cargo de viceministro de Defensa y jefe de la Dirección Superior de Política del Ejercito. En 1954 se convierte en miembro pleno del Politburó. Con la muerte de Gheorghiu-Dej paso a ser Secretario General del PCR (1965-1989) y luego presidente del Consejo de Estado (1967-1974) y presidente de la República (1974-1989). Puso fin a la participación de Rumania en el Pacto de Varsovia y fue el primer país del Bloque del Este en tener relaciones oficiales con la Comunidad Europea. Al inicio, su gobierno estuvo marcado por su apertura al occidente, manteniendo una política externa de independencia respecto a la Unión Soviética, pero poco a poco instauro un exacerbado nacionalismo y un riguroso culto a su personalidad al proclamarse “Conducator”, volviéndose un régimen cada día mas represivo. Recibió el titulo de Héroe del Trabajo Socialista y el de Héroe de la República Socialista de Rumania.  El final de su régimen fue el más violento que el de las restantes dictaduras comunistas de Europa Oriental. El 22 de diciembre de 1989 las fuerzas armadas se unieron a la población civil que se manifestaba contra Ceausescu. La pareja presidencial huye de Bucarest en helicóptero, siendo arrestados en la ciudad de Targoviste, en donde fueron obligados a aterrizar. Seguidamente se les juzga por un tribunal militar en un juicio sumarísimo, que los condena a ser fusilados por genocidio, daño a la economía nacional, enriquecimiento injustificable, y uso de las fuerzas armadas contra la población civil. Inmediatamente, son trasladados a un patio en donde son ejecutados el 25 de diciembre de 1989.

Elena Petrescu había nacido en 1916 en Petresti, en la región del Alba. Desde muy joven ingreso al PCR, habiendo ocupado los cargos de Vicepresidente del Politburó del Comité Central del Partido Comunista Rumano (1973-1989) y de Viceprimera ministra (1980-1989).  Nicolae muere a los 71 años y Elena a los 73 años de edad.

Fuentes de consulta:

  • Diario de Costa Rica 31 de agosto,1, 2, 3, 4 y 6 de setiembre de 1973
  • La Republica 29, 30 y 31 de agosto, 1,2, 4, 5 y 6 de setiembre de 1973 y del 20 de abril de 1974.
  • Wikipedia.org
  • Biografiasyvida.com
  • Elpais.com

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box