La Dos Pinos y yo

0

Luis Gdo. Hidalgo L.

Confieso que me encantan los helados de la Dos Pinos. Desde chiquillo me gustan. Recuerdo con mucha nostalgia cuando visitaba a mi abuelo y luego del almuerzo, el postre siempre era una bola de helados de vainilla chips con unos barquillos. Ya de grande mi enorme fascinación son los Trits.

Por ese agrado que tengo por los helados de la Dos Pinos, siempre he sentido un orgullo nacional por esta cooperativa. Cuando muchas veces nos quejamos de lo mal que van las cosas en Costa Rica, saber que se tienen productos de altísimo nivel, que generan sonrisas y que son 100% nacionales, a uno le da gusto.

De ahí que me moviera el piso ver los ataques que se hacen ahora contra la Dos Pinos por ser una cooperativa exitosa, que le da empleos a miles de personas, todo en el marco de un plan fiscal altamente cuestionado. No hace poco celebramos que la Dos Pinos rescató la Gallito y sacó esa maravillosa mezcla de helados con chocolates costarricenses tradicionales. Pero ahora, se ataca a la Dos Pinos porque dicen que no paga impuestos. Eso es falso.

Esta cooperativa como cualquier otra empresa paga cargas sociales. De hecho es la principal aportadora de cargas sociales en el país. También paga impuestos, a diferencia de como injustamente se ha dicho. Entre impuestos y cargas sociales Dos Pinos paga más de 45 mil millones de colones al año. Eso es la mitad de lo que el Gobierno pretende recaudar por la canasta básica.

Pero además, toda persona que conoce cómo funciona una cooperativa, sabe que esta existe en tanto existan sus asociados. Sin ellos, la cooperativa pierde sentido. Los asociados sí pagan impuesto y eso no se dice. Tampoco se dice que un 25.5% de los excedentes de la cooperativa deben ser destinados por ley a otras instituciones por cargas parafiscales. Absolutamente nada se dice de la enorme proyección social que hace Dos Pinos, ni su éxito a nivel internacional, poniendo en alto el nombre del país.

Ahora lo que se quiere hacer es cargar aún más a Dos Pinos con todo lo que ya aporta, y eso puede poner en peligro miles de empleos, a miles de productores y terminar nosotros sufriendo, al perder muchos de esos productos que tanto nos gustan.

Yo me sigo sintiendo orgulloso de la Dos Pinos, sigo siendo fan de sus helados y creo que ya aporta lo suficiente al país, mientras otros son quienes evaden impuestos y tiene hundido el país.

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...