La insensatez del movimiento sindical

0

Lilliana Sánchez BPolitóloga,(MSc.)

Los sindicatos están pidiendo una gran celebración a la paralización social y económica que lograron con la huelga.

Esto solo puede denominarse irresponsabilidad. En la Provincia de Limón celebran los millones de dólares que nuestra economía ha perdido en esta huelga. En la Provincia de Limón, una de las más pobres de todo el país y la más insegura. En la Provincia de Limón donde tenemos la mayor tasa de homicidios, de narcotráfico y de inseguridad ciudadana. Donde los ciudadanos que habitan esa bella Provincia carecen de empleo y tienen  hambre.

Los sindicatos llaman a celebrar el paro de labores desarrollado en todo el país con consecuencias de medición ilimitada. En el comunicado que el Sindicato de la Ande comunica dice textualmente:

“Estamos ejerciendo mucha presión, con el simple hecho de parar unas horas de funciones en el muelle, el país deja de percibir millones de colones, así que no aflojemos compañeros, sigamos adelante con más fuerza, ni un paso atrás “.

De igual forma, los sindicalistas llamaron a una  celebración en la Provincia de Guanacaste. ¿Celebración de qué? Deberían de preguntar a los empresarios cuánto daño económico causaron. Deberían de preguntar a los trabajadores de la empresa privada que no pudieron presentarse a su puesto de trabajo porque no tuvieron cómo hacerlo ya que les obstaculizaron el paso a un transporte. Deberían de preguntarle a miles de miles de costarricenses hastiados de que no comprendan que un país en crisis debe de resolver su problemática social y económica de forma eficiente, con diálogo, al que estamos acostumbrados.

Deberían de preguntar, siendo honestos, a los cinco millones de personas que vivimos en este hermoso país y no a un 20% de la fuerza laboral que representan los funcionarios públicos si ¿están de acuerdo en que sus hijos no pudieran asistir a las escuelas y colegios y los enfermos no pudieron ser atendidos adecuadamente?

Deberían de preguntar a las mil doscientas personas que tenían programada una cirugía que la Caja Costarricense de Seguro Social no pudo responder gracias a la huelga.

Finalmente deberían de preguntar a todos los costarricenses si queremos violencia o deseamos mantener nuestra paz.

Un país paralizado es un país sin futuro.

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...