La regla fiscal no debe aplicarse a la CCSS

Para evitar confusiones, y no estar sujetos a interpretaciones, batallas legales o decretos antojadizos, los diputados deben aprobar cuanto antes una ley que saque de inmediato a la Caja de la aplicación de la regla fiscal. Asuman la responsabilidad política.  No atenten más contra los derechos de los habitantes. La plata de la Caja se debe gastar en los servicios de salud.

0

Guillermo E. Zúñiga ChavesEconomista.

En mi comentario publicado hace dos semanas en este mismo espacio, sostuve que a los servicios de salud de la CCSS no se le debería aplicar la regla fiscal. Estoy hablando del Seguro de Enfermedad y Maternidad, porque el Régimen de Pensiones de la Caja quedó fuera de la regulación.

En ese momento los diputados tramitaban un proyecto de ley para sacar a las municipalidades de esa regla. Afirmé que los diputados …harían muy bien en incorporar de inmediato una excepción parecida para los servicios médicos de la Caja….”(Notas al Tema, “Para verdades el tiempo”, Junio 29 de 2019). Hoy voy a explicar mis razones.

REFRESCANDO UN POCO. Hay que recordar que la regla fiscal es un criterio que fija cuánto puede crecer el gasto corriente del Gobierno tomando en consideración el crecimiento de la producción nacional y el nivel de deuda del Gobierno Central.

La idea es que si la deuda del Gobierno Central respecto al PIB es muy alta,  hay que definir un mecanismo que limite el crecimiento del gasto corriente para evitar que la deuda del Gobierno Central siga creciendo. De paso señalo que esto se puede lograr sin necesidad de la regla aprobada y que el artículo 176 de la Constitución Política ha tenido una regla desde siempre. Pero ¡ojo! El mecanismo es para atender el tema de la deuda del Gobierno Central, que es la que está altísima y es un gran problema hoy.

¿QUÉ ENTRA EN EL GOBIERNO CENTRAL? De acuerdo con “el Clasificador Institucional” del Ministerio de Hacienda, desde el punto de vista contable el Gobierno Central está conformado por el Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo y sus órganos auxiliares (como la Contraloría y la Defensoría), el Poder Judicial y el Tribunal Supremo de Elecciones. En términos presupuestarios, sus ingresos y gastos son los del Presupuesto Nacional, que es el que muestra los déficits de Hacienda y la gran deuda.   Por tanto, aquí no entra el presupuesto de la Caja Costarricense del Seguro Social y otro montón de instituciones. Este es el punto que le debe quedar claro a los habitantes del país.

LA CAJA TIENE SUS PROPIOS INGRESOS. Me refiero a las cuotas que pagamos trabajadores,  patronos y el Estado en su doble condición, como patrono que es y como Estado. Por otro lado, el resultado financiero de la Caja, como ya se explicó, no va a aparecer en el déficit o superávit del Gobierno Central. En consecuencia, es fácil concluir que no hay ninguna razón para aplicar esta regla fiscal a la CCSS.

Si al Gobierno Central no le alcanza la plata, ¿por qué van a limitarle a la Caja usar su propia plata? Lo que le pagamos a la  CCSS por el Seguro de Enfermedad y Maternidad debe utilizarse en los servicios de salud. ¡Punto! Ese dinero no puede usarse para otras cosas. La plata de la Caja no puede ir a parar a Hacienda, por lo que prohibirle gastar no le ayuda en nada al resultado del Gobierno Central.  Limitarle el crecimiento del gasto corriente (medicinas, electricidad, gasolina, reactivos, gasas, papelería, vacunas, servicios de aseo, personal y un gran etcétera),  como lo hace la ley que creó la regla fiscal, es la cosa más sinsentido que se puede haber aprobado.

AHORA BIEN. Si la Caja no tuviera listas de espera, si le sobrara espacio en los hospitales, si los servicios médicos no estuvieran saturados, si hubiera suficiente personal, si todos los medicamentos que la población asegurada necesita estuvieran disponibles, pues no se necesitaría aumentar el gasto.  Pero con  las necesidades no satisfechas que existen al día de hoy, a pesar de los enormes esfuerzos que hace la institución, el venir a amarrarle las manos lo único que lograría es hacer mayores estos problemas. Y con ello, el aumento del descontento.

CONCLUYO. Como es común en nuestro país ya se han presentado consultas sobre la “legalidad” de esta regulación. Para evitar confusiones, y no estar sujetos a interpretaciones, batallas legales o decretos antojadizos, los diputados deben aprobar cuanto antes una ley que saque de inmediato a la Caja de la aplicación de la regla fiscal. Asuman la responsabilidad política.  No atenten más contra los derechos de los habitantes. La plata de la Caja se debe gastar en los servicios de salud.

 

Guillermo E. Zúñiga Chaves
El autor es Académico, economista, consultor, Ex Ministro de Hacienda y Ex Diputado
Notas al tema

Del mismo autor le podría interesar:

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...