La resistencia a creer

Lo que no se debe permitir es que esa posición irracional ahogue el debate, y mucho menos que propicie acciones de boicot, sabotaje o bloqueo a los mecanismos de la democracia republicana

0

Carlos Francisco Echeverría. 

El debate público sobre la reforma fiscal ha sacado a la luz un fenómeno muy interesante y generalizado. No importa cuántas veces se les diga y se les demuestre, muchísimas personas simplemente se resisten a creer que ya se redujeron sustancialmente las pensiones de lujo, cobrándoles impuestos.

Se resisten a creer que los salarios de los jerarcas del Estado fueron congelados, y que si pasa la reforma fiscal pagarán más impuestos.

Se resisten a creer que los salarios actuales del resto de los funcionarios públicos no se tocan.

Se resisten a creer que la reforma fiscal incluye medidas para evitar la evasión, comenzando por el IVA. Se resisten a creer que la reforma les sube los impuestos a los que más tienen, con el aumento al de renta y al de ganancias de capital.

Se resisten a creer que la norma de subcapitalización sigue incluida en el proyecto.

Se resisten a creer cualquier cosa contraria a su arraigada convicción de que la política, en Costa Rica, no es sino una gran conspiración de los poderosos contra todos los demás.

Además, esas personas se hacen eco y se refuerzan unas a otras, porque no necesitan demostrar nada. Les basta con repetir una y otra vez lo que siempre han creído como dogma de fe. Se les puede razonar, se les puede explicar, se les puede citar literalmente las normas vigentes o propuestas, igual no van a creer. Están en su derecho.

Lo que no se debe permitir es que esa posición irracional ahogue el debate, y mucho menos que propicie acciones de boicot, sabotaje o bloqueo a los mecanismos de la democracia republicana. Uno quisiera pensar que quienes confiamos en esos mecanismos somos la mayoría. Y que lo que tenemos sobre la mesa, después de años de análisis y debates, no es la receta perfecta pero es suficientemente buena, por ahora, para la salud financiera del país. La alternativa, además, sería una debacle económica que, sumada a la falta de fe democrática, nos puede llevar en pocos años al triste destino que viven hoy otros países latinoamericanos.

Tengamos paciencia con quienes se resisten a creer, pero no perdamos la fe en que, aunque queda mucho por corregir, Costa Rica puede salir adelante por las vías institucionales que hemos tardado 200 años en construir.

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...