La venta de una casa de playa incautada financió la vacunación contra el Covid-19 en Guinea Ecuatorial

El escándalo que ya lleva más de una década, y que afecta a Teodorín Nguema Obiang Mangue, hijo mayor del presidente de Guinea Ecuatorial, podría ahora tener un final feliz para las personas del país cuyos recursos fueron saqueados.

En 2011, el Departamento de Justicia (DOJ) de Estados Unidos confiscó activos de Teodorín valuados en varios millones de dólares. Estos activos incluían una mansión en primera línea de playa en California, un avión privado, una flota de automóviles de lujo y una suntuosa colección de obras de arte, joyas y objetos de colección adquiridos a través de una sociedad anónima estadounidense, mientras el salario oficial de Teodorín como Ministro de Agricultura era de menos de USD 100.000 al año.

Estados Unidos llegó a una conciliación extrajudicial del caso después de que Teodorín aceptara entregar activos por valor de casi USD 30 millones. Tras años de negociaciones, el DOJ transfirió USD 19.3 millones a las Naciones Unidas, destinados a costear 1.2 millones de dosis de vacunas Moderna contra el Covid-19 para las personas ecuatoguineanas a través del mecanismo de adquisición global COVAX. Esta suma es más que suficiente para cubrir a los residentes elegibles del país, con una población de cerca de 1.2 millones, que todavía no han sido vacunados.

Que la venta de una vivienda en la playa pueda financiar la campaña de vacunación de un país entero nos da una dimensión del costo de la corrupción y, a la vez, del potencial que ofrecen las investigaciones internacionales para resarcir parte del daño causado. Esto sería particularmente importante para los ecuatoguineanos que hacen frente a la pandemia con escasa ayuda del gobierno, mientras esperan que se devuelva el resto de los casi USD 237 millones en activos recuperados en los casos de corrupción en los cuales está implicado Teodorín.

Estados Unidos todavía tendrá que devolver USD 10.3 millones a Guinea Ecuatorial. Suiza también conserva en su poder USD 27 millones tras haber vendido 25 automóviles de lujo que confiscó a Teodorín. Y Francia tiene que devolver la asombrosa cifra de USD 177 luego de que sus tribunales condenaran por corrupción a Teodorín e incautaran su mansión en París y otros bienes.

Mientras tanto, el gobierno de Guinea Ecuatorial ha defendido enfáticamente a Teodorín, que en la actualidad ocupa la vicepresidencia del país, y descalificó las investigaciones internacionales sobre corrupción alegando que constituyen una injerencia neocolonialista en la política del país.

Los ecuatoguineanos estarán muy atentos a que la vacunación haga realidad la promesa de que los fondos saqueados se restituirán en beneficio del pueblo. Estados Unidos y la ONU ahora deben actuar para que se cumpla ese objetivo, y los demás gobiernos deben hacer lo mismo.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box