Lamentable cierre político del Presidente Solís

Luis Guillermo Solís no está exento y se ha visto señalado por defender a algunos de los involucrados, además de evadir la responsabilidad dirigiéndola a gobiernos anteriores.

Es probable que el popular cementazo sea la tendencia noticiosa más grande durante el último trimestre de este año 2017. Ha incluso superado con claridad las elecciones políticas que están prontas a realizarse, las cuales han pasado a un segundo plano.

El tráfico de influencias más grande de la historia costarricense– eso es lo que han representado los créditos millonarios y la importación y de cemento chino.
Es una triste realidad observar que funcionarios del servicio público, quienes además cuentan con puestos con los márgenes más altos de responsabilidad, estén involucrados en este tipo de meollos. Esos no son, por mucho, los representantes que queremos en el Estado.

Las instituciones tampoco están exentas de pecado, y eso nos lleva a cuestionar gran parte de la funcionalidad pública, lo cual es una verdadera pena para un país que siempre ha confiado en las labores de las entidades al servicio de la sociedad. Pero, ¿cómo fiarse del BCR, el banco donde se identificaron los créditos del cemento? ¡Qué difícil así!
Se han dado pasos contundentes ya, y eso era fundamental: que todos aquellos que estaban ligados al “cementazo” sufrieran las repercusiones legales que ameritan. Sin embargo, esto va más allá de los nombres que más sonaron, como Juan Carlos Bolaños y Celso Gamboa; es solo un inicio que no puede quedarse ahí. Es importante que se siga profundizando en el tema, que las destituciones de puestos y la inhabilitación ante el sector público por lapsos de tiempo no cesen.

Ya se dio el primer golpe ante este caso de corrupción, puntualizando en personas como Mariano Figueres o Víctor Morales que ya han recibido resoluciones oficiales que son el resultado de esto.

En bancos, ministerios, despachos de diputados y Poder Judicial se deben abrir los procedimientos respectivos.
El significado del “cementazo” ha dejado repercusiones muy amplias, sobre todo para este gobierno, que va a abandonar en el próximo mes de febrero.

Luis Guillermo Solís no está exento y se ha visto señalado por defender a algunos de los involucrados, además de evadir la responsabilidad dirigiéndola a gobiernos anteriores.
Lo cierto es que este acontecimiento marcó en definitiva una pauta entre los escándalos más grandes a nivel nacional.
Por otra parte, está el efecto que ha significado en las elecciones del mes de febrero, cuyo resultado es un alejamiento de la población en materia política, reflejado en abstencionismo e indecisión.

Nuestro reconocimiento a los medios de comunicación, y al esfuerzo de la comisión investigadora de la Asamblea Legislativa y la unanimidad pluripartidista de su informe.
Ojalá que la situación con las primeras resoluciones pueda variar en positivo, y sea el primer paso para reformar y generar confianza en el gobierno.

No podemos cerrar nuestro editorial sin expresarles nuevamente disculpas por haber estado nuevamente fuera de internet.
Esto, debido a que personas que no comparten nuestra línea periodística ni respetan otras maneras de pensar han incurrido sin cesar en ataques en la red a nuestro sitio web.

Gracias por la comprensión y muchas felicidades en esta Nochebuena.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...