Laura Chinchilla: Desafortunados hechos en el Congreso

Se cerró con la peor jornada que se recuerde de la actual Asamblea Legislativa y echando por la borda los merecidos aplausos que diputados y diputadas habían cosechado hasta la fecha.

0

Laura Chinchilla Miranda, Politóloga.

Me siento obligada a referirme a los desafortunados sucesos del día de hoy en la Asamblea Legislativa.

Por experiencia propia, puedo decir que si hay algo que hizo daño al país por varios años fue la imposibilidad de resolver con la participación de la Asamblea Legislativa, temas de especial sensibilidad para diversos sectores de nuestra población. La existencia de reglas que dotan a las minorías de un poder de veto sobre proyectos de ley que no comparten, y las urgencias que tienen los gobiernos por responder a situaciones críticas para la estabilidad económica y social del país, se prestaron para secuestrar agendas y deteriorar la gobernabilidad.

Siempre creí que para evitar esta situación, temas como el reconocimiento del matrimonio gay, debían seguir en Costa Rica la misma ruta que habían seguido en muchas otras democracias del mundo y ser resueltos en la vía jurisdiccional y constitucional. Cómo finalmente ocurrió en nuestro país, aunque en una corte internacional.

La mejor muestra del buen resultado que esa decisión trajo al país en términos de gobernabilidad, más allá de las importantes consideraciones sobre derechos humanos, fue la relativa armonía con que nuestro congreso trabajó estos primeros dos años, y la mayor fluidez en las relaciones entre el gobierno y los diputados.

Pero hoy se incurrió en un gravísimo error; cuando ya todo venía siguiendo el curso institucional, un grupo de diputados decidió volver a traer de manera imprudente e injustificada, la discusión del matrimonio igualitario al recinto legislativo. Tan sólo eso bastó, para que las urgencias de la pandemia se pospusieran, para que las fracciones se dividieran y para que los insultos y los golpes se impusieran. Se cerró con la peor jornada que se recuerde de la actual Asamblea Legislativa y echando por la borda los merecidos aplausos que diputados y diputadas habían cosechado hasta la fecha.

Que esto sirva para recapacitar. Las condiciones que se viven son extremas y los ciudadanos observan con especial rigor a sus dirigentes, preguntándose todos los días, si lograrán estar a la altura de tan apremiantes circunstancias.

Laura Chinchilla Miranda
Ex Presidenta de la República

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box