Leda García Pérez.

 

Del libro: Conmigo al desnudo – Antología poética

 

Señora de los siglos

Nací mujer, me gusta serlo,

en mi fruto sediento hay golondrinas

que recorren la piel y me desatan

mientras la vida encorva sus pesares.

Yo no seré ese hilo arrodillado

que cose sus temores

en el atrio del pensamiento estéril,

ni aquella que oculta en los armarios

su llave libertaria.

Yo soy una mujer como otras tantas,

gobernante absoluta de mi paso rotundo,

señora de los siglos

con su herencia de flores

desafiando a la espina.

Mi fruto está maduro,

quiero verlo cosechando en los labios

la palabra y el verso y sus ventiscas.

Nací mujer, me gusta serlo.

 

 

Juegos de insomnio

 

Él recorrió los escondites

de mi cuerpo en ayuno

y se inmoló con fuegos de mentira

para encender mi verbo reprimido.

Nunca habló de su infierno personal

y yo no reclamé la cuna

de su origen excelso,

pero sé que fui otra

en la legión de pieles insensatas

cuando el placer poblaba los secretos

y los dejaba ir y venir

a sus antojos.

Él me venció en su juego de osadías,

yo me deje estrenar hasta el insomnio…

 

Renegados

 

Deja que los delitos duerman

sobre mi vientre altivo y renegado,

que bostecen sudores

en el ojo indefenso

del ombligo en vigilia

y despierten sonrojos

en mi cuerpo presagiado.

Deja que los deseos vuelen

como abejas inciertas

en colmenas propicias

y enmielen los contornos

de mi sexo

para ensayar prodigios,

que yo he de perdonar

sus desacatos

cuando la culpa muera

en mis olvidos diarios.

 

 

Presagios clandestinos

 

Yo caminé tu sexo

con mi lengua insolente

porque tu piel

me ofrece orgasmos

incesantes

que quiero saborear

hasta el cansancio.

El pecado me llama

y yo obedezco.


 

Leda García Pérez.
Escritora, abogada, comunicadora y actriz, con trayectoria en el mundo cultural desde 1970; autora de numerosas publicaciones.