Leda García: Poemas

Eterno. Traviesa. Leda sin cisne. Inevitable. Renegados. Presagios clandestinos.

0
Leda García Pérez.

 

Eterno

Alas sin ángel cuidador
besos para enfiestar la piel
fuego y ceniza.
Lo nuestro nunca fue un amor
para el olvido.

Traviesa

Llena de pecados veniales
y uno que otro mayor
sin un Daniel a quien culpar
por tanta travesura
que disfruté hasta donde quise,
me dediqué a ser bruja, loba,
mujer a prueba de mí misma
y diosa de todos mis instintos.
Amo ser como soy.

Leda sin Cisne

Ella era luz
espejo fiel de la osadía
liberéndula mujer
que rompería el hechizo de los dioses.
Zeus la vio nacer un dieciseis
de octubre
le faltan noventa calendarios para decir adiós.
Hoy cumple diecinueve.
Leda llegó para cambiar la historia
el oráculo siempre lo supo,
el cisne también.

Inevitable

Hay mariposas en mi vientre
que sale de su coma, tiemblo
no vuelan, galopan
busco en tus ojos la caricia
tampoco hay lámparas leyendo
el mapa de mi piel.
Llegó la noche amor,
en esta solitud del aire te recuerdo.

***

Me fui de mí
de mis mañanas sin violín ni flores
de tardes sin tomar el té
de noches sin amante amando
mis rincones con sed.
Me fui de mí como se va la muerte
en horas del error
sin lluvia en las ojeras
sin adioses colgando en los veranos
como ha sido costumbre
Me fui cargando el árbol
de mis hojas sin tiempo.

***

Volver en cuarzo sin pulir
dejar que el sol entre en mi fe
para salvarme de las bocas del mal
arrodillarme en esta catedral que soy
romper sus torres
entrar en alfa
rezar mientras me voy
no antes
despertar con la paz del insensato
sobrevivir al caos.
Volver en mí.

Renegados

Deja que los delitos duerman
sobre mi vientre altivo y renegado,
que bostecen sudores
en el ojo indefenso
del ombligo en vigilia
y despierten sonrojos
en mi cuerpo
presagiado de orgasmos.
Deja que los deseos vuelen
como abejas inciertas
en colmenas propicias
y enmielen los contornos
de mi sexo
para ensayar prodigios,
que yo he de perdonar
sus desacatos
cuando la culpa muera
en mis olvidos diarios.

Presagios clandestinos

Yo caminé tu sexo
con mi lengua insolente
porque tu piel
me ofrece orgasmos
incesantes
que quiero saborear
hasta el cansancio.
El pecado me llama
y yo obedezco


 

Leda García Pérez.
Escritora, abogada, comunicadora y actriz, con trayectoria en el mundo cultural desde 1970; autora de numerosas publicaciones.
COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...