Leiner Vargas: El futuro de las pensiones del ROP

Es indispensable ampliar los mercados y profundizar en los instrumentos de inversión, es por ello por lo que la salida al mercado internacional debe de ser muy ordenada y escalonada, no puede hacerse con un mismo operador y mucho menos, sobre carteras de alto riesgo. Lo sucedido con Black Rock es un ejemplo de como no se debe hacer dichas inversiones.

0

Leiner Vargas Alfaro, Economista (Dr.).

Ha quedado claro que los fondos de pensiones han tenido pérdidas multimillonarias entre el 2021 y el 2022 y que por más argumentos que intenten mostrar los gerentes y las entidades regulatorias, el ROP ha quedado afectado en sus rendimientos y en su capital producto de la decisión de invertir hasta un 50 por ciento de los fondos en el exterior. Sin embargo, es hora de pensar adecuadamente sobre lo que hemos construido y los cambios que requerimos para avanzar a mejores posiciones en el futuro. Es necesario comprender el bosque y afianzar reformas de mediano y largo plazo que garanticen una institucionalidad blindada y acorde con las expectativas de los presentes y futuros pensionados. No omito manifestar que se requiere también un mayor profesionalismo en la gestión y gerencia de los fondos y una mejor y clara, transparente y competitiva regulación.

Se requiere tomar medidas urgentes en varios ámbitos y niveles, lo que garantice la sostenibilidad, la rentabilidad y sobre todo, una adecuada gestión del riesgo de inversión de los recursos de las operadoras. Para lograr lo anterior se deben dar cambios importantes en la gobernanza del sistema, cambios asociados a la regulación preventiva de los operadores y una urgente y masiva formación financiera de los actuales y futuros pensionados del sistema. Con las herramientas digitales de hoy, las operadoras deberían claramente coincidir desde SUPEN en apoyar un curso básico virtual de formación financiera y de explicación puntual de la normativa, los informes o estados de cuenta, las alternativas de pensión y la gestión apropiada de las finanzas personales, una vez pensionados.

Así las cosas, por el lado de la gobernanza de los fondos y de las operadoras, urge mejorar el perfil de los gerentes y los comités de riesgo de inversión de las operadoras de pensiones, lo que necesariamente lleva a cambiar la gobernanza burocrática y legalista de hoy por un sistema de soporte técnico más sólido y de control político de los trabajadores sobre las inversiones de las operadoras. Un segundo aspecto para considerar es la necesidad de simplificar y estandarizar los informes mensuales de las operadoras a través de una aplicación que brinde en tiempo real del mes finalizado los resultados operativos de cada operadora por tipos de fondo, no solamente utilizando la rentabilidad media móvil que hoy se utiliza, sino girando reportes de pérdidas acumuladas de capital, montos de inversión por tipo de instrumento y mercados. Pensando en el interés de las personas trabajadoras, debería existir una alternativa a cambiarse parcialmente de operadora, es decir a tener una parte de los fondos en una y otra en otra, generando así una diversificación de riesgo del trabajador. Finalmente, se hace necesario segmentar los fondos de los ya pensionados, que buscarán disminuir sustantivamente el riesgo y la inversión de los trabajadores de reciente ingreso, dónde se permite un balance más amplio de rentabilidad y riesgo.

Urge también la revisión y corrección de la legislación para que los fondos de pensiones puedan directamente financiar obra pública a través de diferentes instrumentos, tales como, fideicomisos, compra directa de acciones de los proyectos, gestión de carteras de inversión para financiar obras o participar como gestor interesado de los servicios, de forma que los fondos puedan tener rendimientos de contratos de mediano y largo plazo más seguros. He de decir que, si fuese una emisión exclusiva para los fondos de pensiones, las acciones del INS en su posible venta serían muy apetecibles como instrumento de inversión, por ejemplo.

Es indispensable ampliar los mercados y profundizar en los instrumentos de inversión, es por ello por lo que la salida al mercado internacional debe de ser muy ordenada y escalonada, no puede hacerse con un mismo operador y mucho menos, sobre carteras de alto riesgo. Lo sucedido con Black Rock es un ejemplo de como no se debe hacer dichas inversiones. Lógicamente el balance de riesgos, comisiones y márgenes de rentabilidad debe de valorarse de mejor forma, este es un tema altísima importancia de deberá enfrentar el regulador. El país requiere proteger de manera indiscutible a las pensiones del ROP, seguir haciendo lo mismo, de la misma forma y con las mismas personas no tendrá resultados distintos. Urge reformar y actualizar la gobernanza y la institucionalidad del sistema de pensiones del país, es ahora o nunca, el futuro del ROP está en juego.


Publicado originalmente en La República

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...