Leonardo Garnier: La palabra

0

Leonardo Garnier

Era una palabra vieja que deambulaba sola entre las páginas del gran libro, y hacía mil y otra noches que no completaba argumento alguno. En las primeras seiscientas noches se había hecho acompañar por una coma, más joven que ella. Pero después de tantas veladas sin sentido, otros signos cercanos convencieron a la coma de que la palabra estaba total e irremediablemente loca, lo que presagiaba para ella el final más triste de una triste historia. Así, por consejo de los signos, la coma se fue arrimando a otras palabras que ya en el primer capítulo habían armado tres magníficos argumentos.

Acongojaba sin embargo a la coma ver a la vieja palabra deambular noche tras noche por los renglones en blanco y, discreta, siempre se acercaba un rato y le ayudaba a desentumecer sus hilos de letra y a recomponer un poco la tilde y los sonidos que arrastraba por el surco. Sonidos viejos, cansados. Sonidos que estaban ya manchados de tinta y con borrones. Sonidos que, callados, parecían un grito en permanente afonía. El dolor de la palabra sola.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...