Leonardo Garnier: No estábamos aún ganando el partido del COVID

Urge hacer hoy lo que tocaba hace tres o cuatro semanas.

0

Leonardo Garnier Rímolo, Economista (Dr.).

Y pasó. La apertura fue demasiado temprana. No estábamos en el medio tiempo y ciertamente no estábamos aún ganando el partido, como se dijo. Es cierto que los casos eran pocos, pero no estaban bajando, estaban subiendo. Y aún así pasamos a fase tres. Cuando los casos aumentaron más, solamente se revirtió la fase tres, pero se mantuvo vigente la fase dos, que era la que había dado origen al aumento acelerado de los contagios. Muchas actividades de reunión en espacios cerrados se mantuvieron abiertas: restaurantes, iglesias y cultos, gimnasios, etc. Las señales sobre el uso de las mascarillas, además, fueron contradictorias. Todo esto mandó una incorrecta señal de relajamiento, de que todo estaba bien y bajo control y, claro, mucha gente aflojó, se rompieron las burbujas. Todo se agravó con la porosidad de la frontera norte que no solo aumentó los contagios en la zona norte, sino que rápidamente impactó también en el Valle Central.

El deseo de “no afectar la economía” le ganó a la sensatez y el contagio se nos fue de las manos. Recién el domingo 28 de junio el Dr. Mario Ruiz, gerente médico de la CCSS, nos dijo que nuestro grado de tolerancia era de 700 casos por semana y que, si eventualmente llegábamos a unos 2.000 casos por semana, eso agotaría la capacidad hospitalaria del país en tan solo dos semanas. Pues bien, en los últimos siete días se anunciaron casi 2.500 nuevos contagios y el ritmo de crecimiento es exponencial, así de grave es la situación.

Urge hacer hoy lo que tocaba hace tres o cuatro semanas: cerrar todas las actividades no esenciales, para evitar una tragedia humana, pero, también, para evitar un daño aún mayor a la economía, el empleo y los ingresos de las familias. En un momento tan difícil es preciso, por supuesto, contar con la mejor evidencia y escuchar a las personas expertas; pero estemos claros: la decisión es fundamentalmente política.

El gobierno y el presidente deben tomar una decisión que, con base en la mejor evidencia y análisis disponibles, ponga en su justa perspectiva todos los riesgos que enfrentamos, las necesidades y el bienestar de la población y los intereses de todos los sectores. Es una decisión que debe tomarse privilegiando ante todo la salud y entendiendo que ningún escenario puede ser más dañino para nuestra economía, que perder el control de la pandemia y tener una tragedia humana. Es una decisión que compete a las más altas autoridades políticas del país, para eso fueron electas y no pueden hoy delegar en otros su Responsabilidad Política – así, con mayúscula.


Leonardo Garnier Rímolo.

Es Académico, Economista, investigador, autor de numerosas obras y artículos, consultor internacional y ha sido Ministro de Planificación y Ministro de Educación en dos Administraciones.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...