Lilliana Sánchez: Al COVID-19 le tengo respeto… al hambre le tengo pánico

En el plano económico las expectativas no son nada alentadoras. Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) en los meses de febrero, marzo y abril se registró un aumento del 4,4% de desempleo en relación con los mismos meses del año anterior.

0

Lilliana Sánchez Bolaños., Politóloga (Msc.).

Estas eran algunas de las palabras que los manifestantes del sector turístico fundamentalmente los micro y pequeños empresarios, gritaban en sus manifestaciones el pasado 24 de junio en las playas del Coco y Tamarindo en Guanacaste, Playas de Manuel Antonio y Jacó en el Pacifico Central, Pavones y Santa Teresa en el Pacifico Sur y Puerto Viejo en el Caribe Sur. A pesar de que a partir de la fase dos los servicios de hospedaje pueden recibir el 50% de su capacidad y las playas tienen un horario de apertura de 5:00 a 9:30 de la mañana los manifestantes reclamaban la apertura total de las costas ya que para el turista no existe ningún atractivo en la actualidad para visitar esos lugares.

En el plano económico las expectativas no son nada alentadoras. Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) en los meses de febrero, marzo y abril se registró un aumento del 4,4% de desempleo en relación con los mismos meses del año anterior. Estos datos reflejan únicamente el primer mes y medio a partir del inicio de la pandemia. Se espera un aumento significativo de las cifras en el segundo trimestre del año.

El Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica plantea un escenario un poco menos alentador. Afirma que la contracción económica será de entre 4% y 6%, y el sector mayormente afectado será el turismo. En proyección al segundo semestre del año, estima que la caída del turismo aportara a la contracción el 1,5% del total estimado.

El Presidente Ejecutivo de Banco Central, afirmó en Abril que para el año 2021 se espera el inicio de la recuperación económica, con un aumento del 2,3% del PIB, liderada por el sector de Intermediación Financiera. Lo anterior se proyecta estimando que el levantamiento de las restricciones sanitarias comenzará a partir de mediados del presente año.

La presentación de las proyecciones económicas modificadas por la pandemia para los próximos dos años incluyó otras cifras:

  • Los socios comerciales de Costa Rica verán decrecer sus economías en un 5,5% con recuperación al 4,3% en el 2021.
  • El país se verá beneficiado por la mejora en los términos de intercambio principalmente por la caída en los precios de los combustibles, que no se recuperarán sino ligeramente en el 2021. Así, la factura petrolera que paga Costa Rica bajará de $1,576 millones a $1,000 millones en el 2020.
  • La demanda local de diésel caerá 10% y la de gasolina en -21,7%, según la Refinadora Costarricense de Petróleo, lo que supondrá un ahorro de $500 millones este año.
  • La inflación se mantendrá baja y estable, las reservas internacionales se mantienen altas y hay abundante liquidez en el Mercado Integrado de Liquidez, pero sí hay tensiones de liquidez en moneda nacional y extranjera que han motivado intervenciones del BCCR.
  • El desempleo aumentará y las cotizaciones a la Caja Costarricense del Seguro Social decrecerán. Aunque no se presentaron estimaciones, se dijo que alrededor de 7.000 empresas con 118.000 personas trabajadoras han presentado solicitudes de modificación de sus contratos laborales.

El 5 de junio la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), principal órgano de representación del gran empresariado costarricense, entregó al presidente de la República el  Pacto por Empleo. El texto recoge 113 acciones que los empresarios consideran fundamentales para reactivar la economía en un plazo de dos años.

El objetivo de la propuesta es generar un “clima de confianza” en el sector empresarial que eleve la inversión y el empleo para así reactivar la economía. Los doce temas transversales que incluye el documento son:

  • Generación de confianza
  • Oferta de crédito
  • Tramitología
  • Eficiencia Institucional
  • Reducir la Informalidad
  • Déficit fiscal, Educación
  • Establecer centro de manejo de crisis
  • Ley de empleo público
  • Alianzas Públicos-Privadas
  • Seguridad Ciudadana, Situación Portuaria.

Entre las reformas estructurales que la UCCAEP ha demandado al Gobierno podemos citar: la reducción de cargas fiscales y sociales; cierre de instituciones públicas y recorte de personal estatal; participación en la redacción de política pública junto a promoción de alianzas público-privadas; flexibilizar legislación laboral y ambiental; y represión al delito común y el contrabando.

La recuperación económica del país será muy compleja debido a la fragilidad y al deterioro de la economía nacional y a que el mundo está entrando en una situación de amplio deterioro económico, cosa que no existía antes de la crisis del coronavirus.

Esto nos llevaría a una grave situación social en donde el hambre y el desempleo se profundizarán.  Y se hace necesario una ruta clara, un nuevo pacto social para lograr la reactivación de la economía. No es posible que sigamos temiendo al COVID- 19 con muchos costarricenses con hambre y pánico.

Fuente: Semanario Universidad. Abril 2020. 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...