Lilliana Sánchez Bolaños., Politóloga (Msc.).

Aspectos que alguna vez fueron pilares de la identidad nacional, como el diálogo y la estabilidad política, están siendo desafiados por corrientes políticas populistas que han generado cuestionamientos profundos. La falta de entendimiento con el gobierno de Rodrigo Chaves, la creciente inseguridad provocada por enfrentamientos entre bandas del narcotráfico, así como dilemas económicos y sociales apremiantes, se han convertido en retos inmediatos que requieren una respuesta efectiva. En este contexto, Costa Rica se enfrenta a interrogantes cruciales sobre su futuro y la preservación de sus valores democráticos mientras busca soluciones a problemas que amenazan con socavar su estabilidad y equidad.

La falta de diálogo y consensos entre la Asamblea Legislativa y el gobierno de Rodrigo Chaves ha emergido como uno de los problemas más apremiantes en Costa Rica. Las tensiones políticas y la polarización han llegado a un punto en el que obstaculizan la capacidad del país para abordar los problemas cruciales. Sin un entendimiento mutuo y una cooperación efectiva, la gobernabilidad se ve amenazada y se limita la capacidad de tomar decisiones informadas y efectivas.

La situación de inseguridad en Costa Rica es otro tema crítico que requiere atención urgente. Los choques entre bandas del narcotráfico han llevado a un aumento en la violencia y la delincuencia en todo el país. La población vive con el temor constante de la violencia, lo que afecta su calidad de vida y la imagen de Costa Rica en la región. El gobierno y la sociedad deben trabajar juntos para desarrollar estrategias efectivas de seguridad que aborden las causas fundamentales de esta inseguridad.

La aplicación de una política fiscal recortista del presupuesto también ha generado controversia. Si bien la búsqueda del equilibrio fiscal es importante, se plantea la pregunta de si se está priorizando este objetivo a expensas del bienestar de la población. Los recortes en programas de ayuda social han suscitado preocupación en la sociedad costarricense, especialmente en un momento en que la pandemia de COVID-19 ha exacerbado las desigualdades económicas.

El rezago en programas educativos es motivo de preocupación en Costa Rica. A pesar de su historial en educación de calidad, el país se enfrenta a desafíos en términos de acceso a la educación y calidad de la enseñanza. Es crucial abordar estas deficiencias para garantizar que las generaciones futuras estén preparadas para enfrentar los desafíos del siglo XXI y contribuir al desarrollo sostenible del país.

El deterioro en materia de obras públicas también es evidente en muchas áreas de Costa Rica. Calles en mal estado, infraestructura obsoleta y una falta de inversión en proyectos de infraestructura esenciales son un recordatorio de la necesidad de una gestión eficiente de los recursos públicos y una visión a largo plazo para el desarrollo del país.
El clima de violencia en los mensajes políticos también ha perturbado la cohesión social en Costa Rica. Los ataques verbales y la polarización solo sirven para dividir a la sociedad y dificultan la búsqueda de soluciones a los problemas reales que enfrenta el país. Promover un debate político más respetuoso y constructivo debe ser una prioridad para todos los actores políticos.

La falta de una visión clara para dirigir el país es un desafío adicional. Costa Rica necesita definir un norte y una estrategia de desarrollo a largo plazo que involucre a todos los sectores de la sociedad. Sin una visión compartida, el país podría perderse en medio de los desafíos actuales y futuros.

En última instancia, Costa Rica enfrenta una serie de desafíos que requieren una atención inmediata y un liderazgo comprometido. La reforma del Estado y el fortalecimiento de la democracia participativa son esenciales para abordar estos problemas de manera efectiva. Solo a través del diálogo, la cooperación y una visión compartida para el futuro, Costa Rica podrá superar estos obstáculos y continuar siendo un faro de estabilidad y democracia en América Latina. El camino por delante no será fácil, pero con un compromiso decidido, Costa Rica puede superar estos desafíos y avanzar hacia un futuro más próspero y equitativo para todos sus ciudadanos.