Lilliana Sánchez: Encuesta de OPOL y la desilusión ciudadana por el sistema democrático

“El miedo nos gobierna. Esa es una de las herramientas de las que se valen los poderosos, la otra es la ignorancia. Eduardo Galeano.

0

Lilliana Sánchez Bolaños., Politóloga (Msc.).

Antes de iniciar el análisis de los aspectos fundamentales de la Encuesta de OPOL Consultores del mes de Enero 2021, debemos tener presente que la historia política de los últimos veinte años, ha evidenciado un fuerte desalineamiento político, consecuencia de un incremento en la desconfianza ciudadana hacia la política, un alza en los niveles de abstencionismo y el derrumbe del sistema bipartidista.

Uno de los factores fundamentales para que se evidenciaran las graves debilidades de nuestro sistema democrático fue la revelación de actos corruptos que involucraban a Ex Presidentes de la República y altos funcionarios de instituciones estatales, que constituyó un punto prioritario de inflexión en la confianza de los electores y un factor influyente en la estabilidad democrática costarricense.

Esas circunstancias iniciaron la grave crisis democrática del país que se caracteriza por un desapego del electorado en el involucramiento y quehacer político. Sin embargo, podemos constatar que, en la actualidad, la participación ciudadana ha trascendido la esfera política, abarcando también lo social y lo comunitario, por lo que podemos afirmar que poco a poco existe una reivindicación del protagonismo ciudadano como evaluador, fiscalizador y propulsor de política pública y por ende, ejecutor de soluciones colectivas para problemas comunes de la sociedad.

Es por ello que el país requiere, en los momentos actuales, de una renovación democrática basada no solo en la participación ciudadana real, sino en la utilización de elementos como las tecnologías de la información y comunicación, como facilitadores de espacio para la reactivación de esa participación ciudadana, que ya se ha dado en otras sociedades a nivel mundial.

Paralelamente, hay que tener presente que la configuración de la situación política costarricense, se ha vuelto cambiante e imprevisible, hito que viene explicado principalmente por una evidente volatilidad electoral, causada por cambios importantes en las lealtades partidarias y los altos niveles de abstencionismo que se han presentado en las últimas tres elecciones presidenciales. Estos resultados muestran un descontento general de la población con la democracia, apuntando a que no se están viendo satisfechas las necesidades o problemas inmediatos que afectan a la sociedad. Sumado a esta postura hay que tomar en consideración la grave crisis económica y social que tenemos por la pandemia a nivel mundial y que ha afectado profundamente nuestra calidad de vida con factores que han sido impactados fuertemente como el empleo y la desigualdad, entre otros.

Costa Rica tendrá cambios sobre la estructura política, así como en cuanto al sistema económico social. Esto no significará de manera alguna que se acabe con el sistema democrático. Esperemos que el cambio requerido nos lleve a una verdadera democracia participativa. Nuestro país ha estado ausente de crisis políticas severas, lo que ha aunado a que la participación ciudadana haya adoptado roles mucho más pasivos-receptivos. Sin embargo, el acceso a la información, el debate de ideas a través de espacios más inclusivos, la conformación de grupos sociales que busquen la solución a problemas colectivos, la facilidad en la difusión de información y evidencia sobre el quehacer político como mecanismos fiscalizadores y evaluadores de las decisiones públicas, brindan señales no solo del posible aprovechamiento de redes virtuales como puntos de convergencia para el estímulo de la participación, sino que además se visualiza la necesidad de realizar cambios y mejoras en el protagonismo ciudadano y su rol sobre el accionar de lo público y lo político.

Es ante esta realidad que la Consultora OPOL presenta el primer informe sobre la Encuesta Política de realizada durante el 6,7 y 8 de Enero 2021, en donde claramente se observa esa desilusión ciudadana hacia el proceso electoral a iniciar en el mes de Febrero de este año. Veamos los aspectos fundamentales de este Informe:

1.- La Encuesta se llevó a cabo con una muestra de1080 personas por medio de entrevista presencial, con base a la población total de electores inscritos en el padrón electoral, en las siete provincias del país.

2.- El objetivo fundamental fue el de conocer la intención de voto de algunas de las figuras políticas que se escuchan como posibles precandidatos o candidatos para la elección nacional del 2022.

También se incluyó la percepción de los ciudadanos respecto de algunos funcionarios de la actual Administración, del Presidente de la República y de la Asamblea Legislativa.

3.- ¿Qué dice la Encuesta? En síntesis, las calificaciones de los diversos elementos son las siguientes:

Trabajo del Presidente de la República: Respecto al trabajo realizado por el Presidente de la República, Carlos Alvarado, un alto porcentaje de los entrevistados lo califica de pésimo, un 39,5% le da una calificación de 1, y un 17,0% le da una puntación de 5, que sería regular. Un 1,6 califica su trabajo con la mejor puntación, 10 y solo un 1,5% le da una calificación de 9.

Trabajo de la Asamblea Legislativa: En cuanto al trabajo realizado por los Diputados, un alto porcentaje, 25,2% de los entrevistados lo califica de pésimo. Un 25,2% le da una calificación de 1 y un 25,9% le da una puntación de 5 (regular).

Como excelente lo califica un 1,6% y un 1,5% como muy bueno.

Calificación Partidos Políticos:

La desilusión de los ciudadanos hacia la política se refleja en esta calificación. En primer lugar, un 55,5% de los entrevistados hace ver que no comulga con ideología alguna, lo que se constata en las últimas elecciones en donde los ciudadanos han optado por un líder no por un partido político, lo que ha sucedido en casi todos los países democráticos del mundo.

El Partido Liberación Nacional tiene el primer lugar con un 19,5%, seguido por el Partido Unidad Social Cristiana con un 9,6% y por último el Partido Acción Ciudadana que se califica con un 5,7%.

Como vemos el Partido Restauración Nacional que en las últimas elecciones obtuvo el segundo lugar en preferencia a nivel nacional presenta una caída drástica al calificarse con un 1,8% y el Frente Amplio sube su puntaje a un 3,1%.

Precandidatos del Partido Liberación Nacional

Entre los posibles precandidatos del Partido Liberación Nacional (PLN), el porcentaje más alto de intención de voto lo tiene el expresidente de la República José María Figueres con un 28,0%, en segundo lugar, se encuentra el ingeniero Rolando Araya con un 18,3% y en tercer lugar el exdiputado Antonio Álvarez Desanti con un 11,8.

Otros temas analizados por la encuesta fueron

El estudio además demuestra que dentro de las figuras políticas más conocidas se encuentra Carlos Alvarado Quesada, Presidente de la República calificado con un 96,6%, Oscar Arias, Ex Presidente de la República con un 97,0% y Carlos Ricardo Benavides, Diputado con un 25,9%, entre muchos otros.

Dentro del Informe se establece una serie de mediciones de figuras políticas específicas con la pregunta de “Votaría usted por (Nombre), para Presidente de la República y una respuesta cerrada de Sí o No. Dentro de este aparte vale señalar las respuestas de algunas de estas figuras políticas:

  • Un 79.9% no votaría por Rodrigo Arias Sánchez.
  • Un 78.4% no votaría por Rodolfo Piza Rocafort.
  • Un 79.7% no votaría por Ottón Solís Fallas.
  • Un 82.6% no votaría por Otto Guevara Huth.
  • Un 80.3% no votaría por Franggi Nicolás.
  • Un 73.4% no votaría por José María Figueres Olsen.

En resumen, este es el panorama con que iniciamos este proceso electoral. Nuevamente es el ciudadano el que decidirá por un líder, no por un partido político. Los resultados de las últimas dos elecciones generales en Costa Rica sugieren que la dinámica electoral del país ha superado su aparente estabilidad para entrar en un proceso de cambio.

Las principales señales de este cambio son, entre otros: los aumentos en los niveles de abstencionismo, quiebre del voto, volatilidad electoral y apoyo a terceros partidos. En el país se ha hecho evidente lo que ha sucedido en los sistemas democráticos: gana el líder que convenza, no importa el color de su bandera, pero además las redes sociales se han convertido en las vías para la democracia participativa. Las redes sociales convencer cada vez más a los ciudadanos sobre la propuesta política acertada, siempre y cuando, el líder sepa llegar a todos.


COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box