Lilliana Sánchez: La visión del consumidor, una realidad indiscutible

la confianza de los consumidores se deterioró en los últimos seis meses lo que revela un aumento del pesimismo hacia el manejo la economía nacional y conducción del país

0

Lilliana Sánchez Bolaños., Politóloga (Msc.).

El Índice al Consumidor tuvo un descenso durante el mes de Agosto según el estudio realizado por la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica, llegando a 28,5 puntos. Este descenso es el mayor de los últimos 17 años. Demuestra que existe un gran pesimismo por parte de los ciudadanos no solo respecto al consumo sino a la economía en general.

Asimismo, la percepción de la situación económica personal, especialmente en cuanto a la capacidad de compra (de 40% o más), y a la expectativa de que el precio de los combustibles se incrementará.

Todos estos factores están ligados efectivamente a que las personas consideran que en los próximos doce meses, la pobreza se profundizará al igual que el desempleo.

La encuesta señala entre una serie de interesantes datos y gráficos, los siguientes aspectos:

  1. La porción de los encuestados que consideran que es un mal momento para la compra de artículos creció: pasó de 60,3% a 73,7%.
  2. Las personas que consideran que su situación económica es peor igualmente creció al pasar de un 37,6% a un 53,5%.
  3. El 77,5% de las personas encuestadas consideran que este no es un buen momento para la compra de bienes duraderos: casa o carro.
  4. Lo que sí mejoró según la encuesta fueron las expectativas en las tasas de interés y en el tipo de cambio ya que las personas consideran que estos factores no tendrán incremento.

Los consumidores advierten que no se han dado medidas efectivas y de corto plazo que hayan reactivado la economía y por lo tanto, se respira una gran incertidumbre. Califican que la política económica del gobierno es muy «pobre» ante los problemas del país.En conclusión, la confianza de los consumidores se deterioró en los últimos seis meses lo que revela un aumento del pesimismo hacia el manejo la economía nacional y conducción del país. Esta situación puede explicarse porque los consumidores no están percibiendo medidas efectivas y de corto plazo que tiendan a reactivar la economía nacional, a pesar de haberse aprobado recientemente una importante reforma fiscal, que a los ojos del contribuyente, comienza a ser erosionada por la presión sindical ante la cual el gobierno ha demostrado señales de gran debilidad.

Este panorama aún es más sombrío si relacionamos estos datos con las estadísticas y proyecciones del Banco Central, respecto al crecimiento de la economía, también en franca disminución. Por si fuera poco, este escenario al incluir el creciente desempleo, resulta más preocupante, sabiendo que mas del 20% de la población vive en condiciones de pobreza, cifra que probablemente se incremente para desgracia del país.

Por si no fuera suficiente y para complicar más el panorama, vemos en el escenario internacional claras muestras de recesión en Europa y en nuestros mercados tradicionales, que si disminuyen sus compras, caerán nuestras exportaciones, afectando la producción encadenada a zonas franca y obviamente el empleo.

 


De la misma autora le podría interesar:

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...