Lilliana Sánchez: Reconstruir con igualdad

“Juntos podemos superar esta crisis y construir sociedades inclusivas y sostenibles para todos”. Antonio Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas

0

Lilliana Sánchez Bolaños., Politóloga (Msc.).

Regularmente la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), publica interesantes estudios, que probablemente no lleguen a la lista de lectura de quienes se interesan en los temas de actualidad económica, política, ambiente y desarrollo.

Para facilitarles el trabajo, quiero compartir con ustedes esta presentación del “Informe de Políticas sobre el Impacto del Coronavirus en América Latina y el Caribe”, el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres decía que: “…las provisiones para capear esta crisis deben diseñarse con la meta de transformar el modelo de desarrollo vigente y reconstruir una economía más igualitaria que impulse el crecimiento de la región y el bienestar de toda su población…”

Efectivamente la crisis del coronavirus demuestra una vez más que en nuestros países los niveles de desigualdad son insostenibles, por lo que se deben construir sistemas de bienestar social que tomen en cuenta a todas las personas. Existe una deuda pendiente: la transformación de un sistema económico basado en el capitalismo voraz que ha llevado a millones de latinoamericanos por la ruta de la pobreza y la miseria extrema.

Hoy América Latina presenta una realidad de angustia y desesperación. Durante siete años se logró un muy bajo crecimiento, con grandes brechas estructurales: una muy débil protección social, sistemas de salud fragmentados y una profunda desigualdad. La pandemia encuentra un continente donde el hambre ya era insoportable y un gran sector laboral informal, totalmente desprotegido.

Según este Informe de las Naciones Unidas, las proyecciones de la CEPAL hacen ver que se dará un decrecimiento del Producto Interno Bruto latinoamericano alcanzará un 9,1% este año y el impacto social de esta caída será muy agudo.

América Latina y el Caribe es una de las regiones más desiguales del mundo, y los efectos diferenciados del COVID-19 podrían empeorar esta situación 18. Se prevé que la fuerte caída de la actividad económica eleve la tasa de desempleo del 8,1% en 2019 al 13,5% en 2020. Se estima que la tasa de pobreza aumentará 7 puntos porcentuales en 2020, hasta alcanzar el 37,2%, mientras que la de extrema pobreza aumentará 4,5 puntos porcentuales, del 11,0% al 15,5%, lo que representa un incremento de 28 millones de personas

Se estima que de 2019 a 2020, el desempleo pasará de 8,1% a 13,5%, es decir, que habrá más de 44 millones de personas sin trabajo.

La tasa de pobreza subiría un 7% para llegar a 37,2% de la población, aproximadamente 230 millones de personas vivirán en situación de pobreza, mientras que 96 millones estarán en condiciones de pobreza extrema, tras un incremento de 4,5%.

Esta situación incrementaré a 4,7% el índice de Gini, indicador que mide la desigualdad.

Guterres fue enfático al afirmar que el “reconstruir mejor significa reconstruir con igualdad…una sociedad más igualitaria no permite que la concentración del poder económico distorsione las políticas públicas. Las medidas hacia este objetivo deben incluir el combate a la corrupción y la delincuencia organizada y la presencia efectiva del Estado.”

Desde mediados de marzo, los Gobiernos de toda la región han anunciado medidas de protección social en respuesta a la súbita caída de los ingresos de los trabajadores y los hogares, en particular entre las poblaciones más vulnerables.
Al 26 de junio de 2020, 29 países de la región habían adoptado 194 medidas de protección social para ayudar a los hogares. Las transferencias monetarias y en especie realizadas para apoyar a las familias en situación de pobreza y vulnerabilidad durante la crisis incluían aproximadamente a 69 millones de hogares (286 millones de personas, es decir, el 44% de la población). El gasto proyectado de seis meses ascenderá a unos 69.000 millones de dólares, aproximadamente el 1,4% del PIB de 2020. (CEPAL)

Debemos entonces transformar realmente el modelo de desarrollo tomando en consideración los principios de democracia, derechos humanos y paz establecidos en la Agenda de Desarrollo Sostenible, Agenda 2030.

Solo de esta manera nuestros países latinoamericanos lograrán realmente la igualdad entre los seres humanos que los habitamos. Se requiere un fortalecimiento del Estado, la rendición de cuentas, la transparencia y la gobernanza democrática.

Esta es la tercera y la mayor crisis económica y social del Siglo XXI.

El informe de la CEPAL en su sección de conclusiones señala entre otras:

“Los desafíos que se avecinan requieren políti‑ cas ambiciosas e interconectadas para relan‑ zar el crecimiento sobre una nueva base: un gran impulso para la sostenibilidad. Es muy improbable que esas políticas puedan apli‑ carse eficazmente en un contexto atenazado por conflictos sociales y políticos, y en el que prevalecen la concentración de poder y los inte‑ reses de corto plazo. Más bien, es necesario un proceso de recuperación derivado de amplios acuerdos políticos sobre políticas públicas, transparencia, estado de derecho y democra‑ cia, con la participación activa de la sociedad civil, especialmente de las mujeres y los grupos marginados. Para lograr estos acuerdos, se requiere un nuevo pacto social. La búsqueda de la igualdad y la inclusión social es fundamental para forjar con éxito un nuevo pacto social. Para asegurar la recuperación económica de los países, se precisan sistemas integrales e inclusivos de bienestar y protección social, así como reforzar las políticas industriales y tecno‑ lógicas para crear puestos de trabajo decente y de alta productividad y las capacidades nece‑ sarias para el crecimiento, la sostenibilidad y la resiliencia. Asimismo, se requiere un nuevo planteamiento del sistema tributario, para ase‑ gurar su progresividad y combatir la evasión y la elusión de impuestos. Es necesario fortale‑ cer la democracia, la rendición de cuentas y el estado de derecho, así como la presencia del Estado, incluso en las zonas controladas por grupos armados y organizaciones delictivas. En el ámbito internacional, la contrapartida de este nuevo modelo de desarrollo es un multi‑ lateralismo revitalizado, sustentado en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”

Mayor información sobre estos temas puede ser consultada directamente a la página de la CEPAL. donde además encontrará una serie de interesantes estudios.

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...