Lilliana Sánchez: Salir a votar, para hacer el cambio

0

Lilliana Sánchez Bolaños., Politóloga (Msc.).

Las elecciones municipales del 2020 podrán alcanzar un antes y un después en la historia electoral de nuestro país al registrar la mayor cantidad de partidos políticos, ya que 44 nuevas agrupaciones gestionaron la inscripción. Se suman a las 94 organizaciones ya registradas y alcanzan una cifra record: 144.

Durante este proceso electoral diferentes grupos motivan a la población a salir a votar. De igual forma, el Tribunal Supremo de Elecciones se ha lanzado a la tarea de convencer a la población costarricense de tomar un rol más activo en la política nacional, tanto votando como buscando puestos de elección popular donde puedan ser protagonistas del cambio nacional.

Vemos en todo el mundo que existe un gran descontento social con la forma de gobernar y nuestro país no es la excepción. La apatía también existe pero esa actitud como ciudadanos de un país libre y democrático debe de cambiar.

Y para realizar el cambio la ruta es salir a votar. No existe otra manera de cambiar para que sigan siendo los de siempre ocupando los puestos de elección popular.

En la mayoría de nuestros Cantones sólo una décima parte de su población elige a sus autoridades municipales. Ejemplo manifiesto de esta situación son los cantones de Vásquez de Coronado, Goicoechea y el Cantón Central de San José. En otras palabras una décima de los habitantes decide sobre el resto de la población.

Lo más grave de esta situación es que son los gobiernos locales los que, en primera instancia deben resolver las necesidades ciudadanas. Son esos gobiernos los que están llamados a articular las acciones con las instituciones del Estado para lograr un mejoramiento en la calidad de vida de todos los habitantes. Y son muchos de esos gobiernos locales los que han mantenido en el poder las mismas personas por largos períodos de tiempo, gastando recursos del Estado sin que esto genere cambios sustanciales a la vida de los ciudadanos. Únicamente han creado mandatos que han favorecido a unos pocos.

Es por ello que los ciudadanos debemos tomar conciencia de que solamente la participación en los procesos electorales evitará que los “mismos” sigan teniendo acceso a estos puestos populares.

Y debemos también hacer un llamado para que las prácticas tradicionales en que se deciden los puestos de elección popular a nivel nacional dentro de los partidos políticos cambien realmente. La elección de los diputados debe de ser clara y transparente. Las listas cerradas no forman parte de una democracia política madura.

Este camino hará posible que la democracia participativa sea una realidad ya que estas prácticas son las que hacen que los ciudadanos no crean en el sistema político.

Sin embargo, mientras el abstencionismo y la apatía tengan cada vez mayores seguidores que la participación ciudadana, el cambio no puede darse ya que serán los mismo de siempre los que continúen. Estos cambios deben de iniciarse dejando atrás el rechazo a la política.

Solo trabando por mejorar y perfeccionar nuestra democracia podemos cambiar tanto las prácticas nocivas de elección como la democracia misma.

 

Si le interesa recibir información diariamente:

 

 

De la misma autoría le podría interesar:

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...