Lluvia de estrella Eta Acuáridas

0

José Mª Moreno Ibáñez.

Entre el 21 de abril y 20 de mayo de cada año, con su máxima intensidad los días 5,6 y 7 de mayo, se decora el cielo del amanecer, cerca del horizonte, con la “lluvia de estrellas” conocida como Eta Acuáridas, por tener su mayor concentración como proveniente de la estrella Eta Acuárida, en la constelación de Acuario.

Realmente, ese meteoro, son los restos de la cola, o coma, del cometa Halley.

El núcleo del cometa Halley, obtenida por la cámara Halley Multicolor (HMC) a bordo de la nave espacial Giotto durante su sobrevuelo el 13 de marzo de 1986. Crédito: ESA

Fue el primer cometa conocido por la Humanidad, visto en los cielos desde hace más de 2.200 años, catalogado como 1P/Halley por ser el astrónomo británico Edmund Halley el primero que calculó su órbita  en 1.705 y comprobó que la distintas apariciones, que se sucedían cada 75,3 años, correspondían al mismo objeto estelar.

Los primeros avistamientos del cometa son del año 239 AC. Ha sido bien documentado desde la antigüedad por astrónomos chinos, babilonios y europeos antiguos, aunque entonces no se supiera que las distintas observaciones correspondían al mismo meteoro.

Fue objeto de augurios, pronósticos y profecías, elaborados por antiguos “astrólogos”, en su labor de oráculos como consejeros de guerra, para justificar el éxito o fracaso en batallas celebradas.

Vuela por el borde exterior del Cinturón de Kuiper a unas 100 Unidades Astronómicas del Sol (1 Unidad Astronómica, U.A., son 150 millones de kilómetros, que es la distancia que separa a la Tierra del Sol) y se mueve en sentido contrario (de izquierda a derecha) al de, en general, los demás objetos del Sistema Solar: Planetas, asteroides y cometas, que lo hacen de derecha a izquierda, en sentido anti-horario.

Su núcleo tiene unos 15 kilómetros de longitud.

Se acerca al Sol hasta los 85 millones de kilómetros (0,57 U.A.), aproximadamente, cada 75 años por lo que su periodo es de los que se consideran como corto (menor de 200 años).

Su último acercamiento al Sol fue el 9 de febrero de 1.986 y el próximo será el 28 de julio de 2061.

Dos sondas: Gioto (1985) y Vega I y II (1986), analizaron su coma y su núcleo comprobando que rotaba cada 52 horas.

En cada viaje que realiza al sistema solar interior todos los telescopios enfocan su cola para aprender más de él.

AC 19.52

San Joaquin de Flores. 04/05/2019

 

José Mª Moreno Ibáñez (AC 19/52),  es Arquitecto Técnico por la Universidad Complutense de Madrid.
Socio fundador de la Asociación de Astronomía “Astromares” (Sevilla-2007)
Aficionado a la Astronomía (especialidad Asteroides y Cometas).
Técnico en Astronomía por The University of Arizona (en realización)

 

Del mismo autor le podría interesar:

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...