Lo que las grandes petroleras sabían sobre el cambio climático, en sus propias palabras

Hace cuatro años, viajé por América, visitando archivos históricos. Estaba buscando documentos que pudieran revelar la historia oculta del cambio climático y, en particular, cuando las principales empresas de carbón, petróleo y gas se dieron cuenta del problema y de lo que sabían al respecto.

Estudié cajas de papeles, miles de páginas. Comencé a reconocer las fuentes de las máquinas de escribir de las décadas de 1960 y 1970 y me maravillé de la legibilidad de la caligrafía pasada, y me acostumbré a entrecerrar los ojos cuando no estaba tan claro.

Lo que esos documentos revelaron ahora está cambiando nuestra comprensión de cómo el cambio climático se convirtió en una crisis. Las propias palabras de la industria, como descubrí en mi investigación, muestran que las empresas conocían el riesgo mucho antes que la mayoría del resto del mundo.

El 28 de octubre de 2021, un subcomité del Congreso estadounidense interrogó a ejecutivos de Exxon, BP, Chevron, Shell y el American Petroleum Institute (Instituto Estadounidense del Petróleo) sobre los esfuerzos de la industria para restar importancia al papel de los combustibles fósiles en el cambio climático. El director ejecutivo de Exxon, Darren Woods, dijo a los legisladores que las declaraciones públicas de su empresa “son y siempre han sido veraces” y que la empresa “no difunde desinformación sobre el cambio climático”.

Esto es lo que muestran los documentos corporativos de las últimas seis décadas.

Descubrimientos sorprendentes

En una antigua fábrica de pólvora en el estado de Delaware, ahora un museo y archivo, encontré una transcripción de una conferencia sobre petróleo de 1959 llamada el simposio “Energía y hombre”, que se llevó a cabo en la Universidad de Columbia en Nueva York. Mientras hojeaba, vi un discurso de un científico famoso, Edward Teller (quien ayudó a inventar la bomba de hidrógeno), advirtiendo a los ejecutivos de la industria y otros reunidos sobre el calentamiento global.

“Siempre que se quema combustible convencional”, explicó Teller, “se genera dióxido de carbono. Su presencia en la atmósfera provoca un efecto invernadero”. Si el mundo siguiera usando combustibles fósiles, los casquetes polares comenzarían a derretirse, elevando el nivel del mar. Con el tiempo, “todas las ciudades costeras quedarían cubiertas”, advirtió.

1959 fue antes del alunizaje, antes del primer sencillo de los Beatles, antes del discurso “I Have a Dream” de Martin Luther King, antes de que se hiciera la primera lata de aluminio moderna. Pasaron décadas antes de que yo naciera. ¿Qué más había ahí fuera?

En el estado de Wyoming, encontré otro discurso de un ejecutivo petrolero en los archivos de la universidad en Laramie, este de 1965. Ese año, en la reunión anual del American Petroleum Institute, la principal organización de la industria petrolera de EEUU, el presidente del grupo, Frank Ikard, mencionó un informe titulado “Restaurar la calidad de nuestro medio ambiente” que se había publicado unos días antes por el equipo de asesores científicos del Presidente Lyndon Johnson.

“La esencia del informe”, dijo Ikard a la audiencia de la industria, “es que todavía hay tiempo para salvar a los pueblos del mundo de las catastróficas consecuencias de la contaminación, pero el tiempo se acaba”. Continuó diciendo que “una de las predicciones más importantes del informe es que el dióxido de carbono se está agregando a la atmósfera terrestre por la quema de carbón, petróleo y gas natural a un ritmo tal que para el año 2000 el balance de calor será tan modificado como posiblemente para causar cambios marcados en el clima”.

Ikard señaló que el informe había encontrado que “un medio no contaminante para alimentar automóviles, autobuses y camiones probablemente se convierta en una necesidad nacional”.

Traffic lights up the evening on a Boston bridge
El transporte es la primera fuente de emisiones de dióxido de carbono en Estados Unidos, seguido por la electricidad.
David L. Ryan/The Boston Globe via Getty Images

Cuando revisé mis hallazgos en California, me di cuenta de que antes del Verano del amor de San Francisco, antes de Woodstock, el pico de la contracultura de los 60 y todas esas cosas que me parecían historia antigua, los jefes de la industria petrolera habían sido informados en forma privada por sus propios líderes que sus productos eventualmente alterarían el clima de todo el planeta, con peligrosas consecuencias.

La investigación secreta reveló los riesgos futuros

Mientras viajaba por el país, otros investigadores también estaban trabajando duro. Y los documentos que encontraron fueron en cierto modo aún más impactantes.

A fines de la década de 1970, el Instituto Estadounidense del Petróleo había formado un comité secreto llamado “Grupo de trabajo sobre el clima y el CO2″, que incluía a representantes de muchas de las principales compañías petroleras, para monitorear y discutir en forma privada los últimos avances en ciencia climática.

En 1980, el grupo de trabajo invitó a un científico de la Universidad de Stanford, John Laurmann, para informarles sobre el estado de la ciencia climática. Hoy, tenemos una copia de la presentación de Laurmann, que advirtió que si se continuaba usando combustibles fósiles, el calentamiento global sería «apenas perceptible” para 2005, pero para la década de 2060 tendría “efectos globalmente catastróficos”. Ese mismo año, el Instituto Estadounidense del Petróleo pidió a los gobiernos que triplicaran la producción de carbón en todo el mundo, insistiendo en que no habría consecuencias negativas a pesar de lo que sabía internamente.

Una diapositiva de la presentación de John Laurmann al Instituto Estadounidense del Petróleo en 1980, que advirtió que si se continuaban usando combustibles fósiles, el calentamiento global tendría ‘efectos globalmente catastróficos’.

Exxon también tenía un programa de investigación secreto. En 1981, uno de sus gerentes, Roger Cohen, envió un memorando interno en el que observaba que los planes comerciales a largo plazo de la empresa podrían “producir efectos que de hecho serían catastróficos (al menos para una fracción sustancial de la población de la tierra)”.

Al año siguiente, Exxon completó un informe interno de 40 páginas sobre el cambio climático, que predijo casi exactamente la cantidad de calentamiento global que hemos visto, así como el aumento del nivel del mar, la sequía y más. Según la portada del informe, “se le dio amplia circulación en la gerencia de Exxon”, pero “no se distribuirá externamente”.

Y Exxon lo mantuvo en secreto: sabemos de la existencia del informe solo porque los periodistas de investigación de Inside Climate News lo descubrieron en 2015.

Una figura del informe interno de Exxon de 1980 sobre el cambio climático, que predijo casi exactamente la cantidad de calentamiento global que hemos visto, así como el aumento del nivel del mar, la sequía y más.

Otras compañías petroleras también conocían los efectos que sus productos estaban teniendo en el planeta. En 1986, la compañía petrolera holandesa Shell terminó un informe interno de casi 100 páginas en el que predijo que el calentamiento global de los combustibles fósiles causaría cambios que serían “los más grandes en la historia registrada”, incluidas “inundaciones destructivas”, el abandono de países enteros e incluso migración forzada en todo el mundo. Ese informe fue sellado como “CONFIDENCIAL” y solo salió a la luz en 2018 gracias a Jelmer Mommers, un periodista holandés.

En octubre de 2021, dos colegas franceses y yo publicamos otro estudio que mostraba, a través de documentos y entrevistas de la compañía, cómo la petrolera con sede en París Total también era consciente del potencial catastrófico del calentamiento global ya en la década de 1970. A pesar de tener esta información, descubrimos que Total luego trabajó con Exxon para sembrar dudas sobre el cambio climático.

Pivote de relaciones públicas de ‘Big Oil’

Estas empresas tenían una opción.

En 1979, Exxon había estudiado en privado opciones para evitar el calentamiento global. Descubrió que con una acción inmediata, si la industria se aleja de los combustibles fósiles y en cambio se enfoca en las energías renovables, la contaminación por combustibles fósiles podría comenzar a disminuir en la década de 1990 y podría evitarse una gran crisis climática.

Pero la industria no siguió ese camino. En cambio, mis colegas y yo descubrimos recientemente que a fines de la década de 1980, Exxon y otras compañías petroleras coordinaron un esfuerzo global para disputar la ciencia climática, bloquear los controles de combustibles fósiles y mantener el flujo de sus productos.

Lo sabemos a través de documentos internos y las palabras de expertos de la industria, que ahora están comenzando a compartir con el público lo que vieron. También sabemos que en 1989 la industria de los combustibles fósiles creó algo llamado Global Climate Coalition, pero no era un grupo ambientalista como sugiere el nombre; en cambio, trabajó para sembrar dudas sobre el cambio climático y presionó a los legisladores para bloquear la legislación sobre energías limpias y los tratados climáticos a lo largo de la década de 1990.

Por ejemplo, en 1997, el presidente de la Global Climate Coalition, William O’Keefe, quien también fue vicepresidente ejecutivo del American Petroleum Institute, escribió en el Washington Post que “los científicos del clima no dicen que quemar petróleo, gas y carbón está calentando constantemente la tierra ”, lo que contradice lo que la industria había sabido durante décadas. La industria de los combustibles fósiles también financió grupos de expertos y estudios sesgados que ayudaron a ralentizar el progreso.

Hoy en día, la mayoría de las compañías petroleras se abstienen de negar la ciencia climática por completo, pero continúan luchando contra los controles de combustibles fósiles y se promocionan como líderes en energía limpia a pesar de que todavía invierten la gran mayoría de sus inversiones en combustibles fósiles. Mientras escribo esto, la legislación climática está siendo bloqueada nuevamente en el Congreso estadounidense por un legislador con estrechos vínculos con la industria de los combustibles fósiles.

Mientras tanto, personas de todo el mundo están experimentando los efectos del calentamiento global: clima extraño, estaciones cambiantes, olas de calor extremas e incluso incendios forestales como nunca antes habían visto.

¿Experimentará el mundo la catástrofe global que las compañías petroleras predijeron años antes de que yo naciera? Eso depende de lo que hagamos ahora, con nuestro trozo de historia.

Este artículo fue traducido por El Financiero.

The Conversation

Benjamin Franta se ha desempeñado como consultor para litigios climáticos en los Estados Unidos e internacionalmente. Su trabajo tiene el apoyo financiero del Stanford University Interdisciplinary Graduate Fellowship, la Climate Social Science Network y el the Center for Climate Integrity.

Publicado originalmente en The Conversation

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...