Los candidatos a las alcaldías y su realidad

Ningún ciudadano va a caminar hacia las urnas creyendo en promesas. Los ciudadanos caminaremos a las urnas creyendo en un líder no importa su color político.

0

Lilliana Sánchez Bolaños., Politóloga (Msc.).

En las elecciones del año 2016, se contaban sesenta partidos políticos inscritos en el proceso. Hoy, sorprendentemente, se han inscrito alrededor de 169 partidos políticos, y la gran mayoría son provinciales y cantonales. Sin embargo, ¿cómo nos explicamos los ciudadanos este aumento tan desproporcionado de siglas y formaciones nuevas en la política nacional?

Si bien es cierto que hablamos de una de las democracias más antiguas de y estables de Latinoamérica, y que la gran mayoría de los partidos son provinciales y cantonales, la jurisdicción y el territorio no justifican esta explosión de nuevas agrupaciones y organizaciones en el próximo proceso electoral.

Los partidos políticos deben de buscar ingenio y diferenciación con quienes son sus competidores. ¿Estará el pueblo de Costa Rica tan descontento con la política actual del país? ¿Realmente es necesario tal cambio y cantidad de opciones para un ciudadano tan informado? ¿Es positivo o contraproducente contemplar y participar tantas y tantas organizaciones políticas en Costa Rica?

Es hasta el inicio del mes de octubre cuando los partidos políticos podrán presentar a sus líderes o candidatos a las diferentes alcaldías, vicealcaldías, concejalías, regidores, intendentes, etc, el momento en que se haga oficial la convocatoria de las elecciones municipales de Costa Rica 2020.

Por lo que percibimos, existe demasiada oferta política. Más que nunca la comunicación segmentada y diferenciada va a tener mucha relevancia en todos los programas electorales y propuestas de gobierno de los líderes políticos. Además, el uso de las nuevas tecnologías será un capítulo especialmente importante en las estrategias de marketing político en todos los cantones del país.

Los partidos políticos y todo el equipo de trabajo, recursos humanos, recursos empresariales, medios de comunicación, la logística del partido y muchos agentes relacionados del contexto asociado a la marca política, tienen que trabajar desde ya en la puesta en valor del producto político.

Los candidatos tienen que dar un paso en cuanto a la confianza y contratación de servicios profesionales de consultoría o asesoría política en el país.

El escenario de participación en la campaña política es complejo y plagado de siglas. A todo esto, hay que sumar la inmensa cantidad de informaciones y contenidos de carácter político que ocuparán todos los medios de comunicación.

¿Qué van a ofrecer diferente y en ventaja ante los más de ciento sesenta contrincantes en las urnas? A más partidos, más propuestas. A más propuestas, más opciones. A más opciones, mayor confusión. No se trata de ser los más grandes, sino de ser los mejores.

El candidato que logre prevalecer por encima de las siglas, tendrá la batalla ganada de seguro. Debe logar llegar a la gente, a sus necesidades. Tener una marca y unos productos políticos a ofrecer al vecino, hacer la mejor comunicación política con un discurso nítido, trasmitir la información de forma concreta y clara. Sus ideas y proyectos deben de ser realistas.

Ya los costarricenses estamos cansados de promesas vacías. El gobierno local, el verdadero gobierno de los ciudadanos de un cantón debe de ser transparente, debe de articular con las instituciones del Estado, como dicta el Código Municipal las acciones para lograr realmente el desarrollo humano sostenible de los habitantes.

Ningún ciudadano va a caminar hacia las urnas creyendo en promesas. Los ciudadanos caminaremos a las urnas creyendo en un líder no importa su color político.

Y la confianza es el fundamento de la democracia. Los candidatos deben de ser conscientes de esta circunstancia. Deben de integrar una propuesta política que conlleve a un mejoramiento en la calidad de vida de todos los habitantes de su Cantón.

Continuemos por el camino de la democracia. De la verdadera democracia participativa.

 

 

 

De la misma autora le podría interesar:

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...