Luis Bonilla Guzmán: Indignación por nombramiento de Jesús Ramírez como presidente de la sala III

Luis Bonilla Guzmán: Indignación por nombramiento de Jesús Ramírez como presidente de la sala III

0

Luis Alonso Bonilla Guzmán.

Con sorpresa e indignación recibí la noticia de que el día 20 de enero de 2020, la Sala de Casación Penal eligió como presidente de dicho tribunal al Magistrado Jesús Ramírez.

No se puede obviar que el señor Ramírez fue sancionado con una suspensión de dos meses, por haber participado en la desestimación de una causa contra dos diputados en el año 2017, en el caso conocido como “Cementazo”, además, no se puede pasar por alto que por ese mismo asunto está en investigación una causa penal, tramitada por la Fiscalía General, también en contra de don Jesús.

Bajo condiciones idénticas, cualquier funcionario del Poder Judicial no podría optar -en tan corto plazo- por un ascenso, de ahí que, es inexplicable que en este caso en particular la Sala III haya pasado por alto esas circunstancias tan relevantes, para el alto tribunal, al cual le compete, según lo dispuesto por el artículo 56 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) conocer en alzada los asuntos de materia penal de adultos y penal juvenil, así como las causas penales contra los miembros de los Supremos Poderes y, los conflictos de competencia suscitados entre los tribunales de apelación de sentencia penal, entre otros; pero, adicional a lo anterior, el magistrado Ramírez, como Presidente de esa sala, tiene dentro de sus atribuciones resolver la admisibilidad de los recursos y procedimientos que se planteen por las partes, así como fijar el orden en que deban verse los asuntos (menuda responsabilidad).

Si bien, desde hace más de un año don Jesús Ramírez ha ocupado la Presidencia de la Sala III en forma interina, eso se explica en lo que dispone el artículo 32 LOPJ en el inciso 1), en lo que respecta a las faltas temporales que se llenarán, en el caso de los presidentes de la Salas, “… por el Magistrado con mayor tiempo de servicio en el respectivo tribunal …”, de forma tal que, como don Jesús reúne esa condición de ser el Magistrado con mayor tiempo de servicio en dicha Sala, no había otra opción legal -hasta que el alto tribunal con su integración titular, pudiera nombrar un Presidente en propiedad-, pero, no existe ninguna obligación de mantener en tal cargo al Presidente temporal.

Por lo anterior, fustigo la decisión de la Sala III e insto a los Magistrados y Magistradas que la conforman a dar una explicación pública de tan desafortunada elección, que pone de nuevo en la picota al Poder Judicial, a causa de actos realizados por la cúpula, pero, que son reclamados injustamente por la opinión pública a todo el conglomerado judicial, a pesar de que todos los servidores y ex servidores de este Poder de la República estamos en desacuerdo con tales desaguisados y, han sido sindicatos del Poder Judicial, los primeros en denunciar en las vías disciplinaria y penal a los altos funcionarios que se han apartado de su deber de probidad.

No intento en estas líneas pasar por alto el principio de Inocencia (pues la causa penal aludida aún no ha finalizado, como sí está resuelta y sancionada la causa disciplinaria), sino llamar la atención respecto del cumplimiento de otro principio constitucional muy importante, a saber, el de Igualdad, dado que ningún funcionario judicial bajo idénticas circunstancias que las de don Jesús Ramírez, podría obtener un ascenso.

Señoras y señores Magistrados, no sigan alimentando el voraz apetito de quienes quieren debilitar al Poder Judicial, porque eso está dando al traste con nuestro sistema democrático.

Ex funcionario del Poder Judicial.

 

 

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...