Luis Fernando Allen Forbes, Economista y Administrador de Empresas

No hay una obra pequeña, mediana o grande, de gobierno, que no tenga problemas de construcción, financiamiento, calidad, cumplimiento, plazos, entrega o precios.

Es necesario que como sociedad exijamos al gobierno, que se cumpla con los altos estándares de calidad nacional e internacional que rigen en materia de obra pública, siendo garantes de la seguridad y calidad, verificando el correcto cumplimiento del ejercicio de gasto y con todos los requisitos establecidos, que cumplan con los lineamientos de transparencia y calidad alineados con los principios de economía, eficiencia, eficacia y honradez.

Si se quiere en verdad eliminar la corrupción en la obra pública debe darse un cambio hacia una nueva gestión pública, donde se asegure que el gobierno sea cercano a las necesidades del pueblo, estableciendo una desburocratización, simplificación administrativa, reducción de normas, reducción legislativa y establecer fundamentalmente un sistema de competencias profesionales.

Para combatir la corrupción en obra pública se debe tener claro que el bienestar social debe ser el eje rector fundamental de las políticas públicas. Este se logra transparentando la fiscalización de bienes y servicios de los entes públicos.

En materia de obra pública, se debe fiscalizar la correcta aplicación de los recursos públicos, en cuanto a costo, tiempo y calidad; así como la seguridad estructural de las obras.

Por lo tanto las políticas públicas deben ser modernas, innovadores con una visión progresista, que ofrezca sentido de pertenencia de trabajar para el sector público,  mejorando la vocación de servir.

En esta nueva gestión pública se deberán implementar acciones que generen cambio y valor agregado en beneficio de la sociedad en su conjunto, que se reflejen en hechos de mejores servicios que presten las municipalidades, impulsando proyectos de: salud, Infraestructura Urbana, educación,  vivienda, alimentación, seguridad pública, agua, basura, transporte público,  medio ambiente, y turismo.

Debemos exigir al gobierno la implementación de acciones encaminadas a una mejor administración de los recursos, estableciendo una nueva gestión pública en la creación y fiscalización de la obra pública, que nos dé certeza, confianza, credibilidad en lo que se quiere realizar, con argumentos técnicos, financieros verdaderos, no con simulaciones.

Finalmente, para combatir la corrupción en obra pública, es necesario tomar acciones considerando principios que cumplan con el estado de derecho, interés público, honestidad, justicia e igualdad, implementando procesos, comprometidos con la innovación, creatividad, modernidad, y tecnología dando primordial importancia a la honradez.

 


Luis Fernando Allen Forbes 
Economista y Administrador de Empresas
Director Ejecutivo
Asociación Salvemos el Río Pacuare
Lfaf05@yahoo.com