Luis Fernando Allen: Urge reactivación del turismo

Finalmente, la reactivación económica debe cobijar las micro, pequeñas y medianas empresas del sector turístico que han comenzado a demandar un bono proteger empresarial para sobrevivir a esta crisis, y poder atender una población agobiada y estresada por el confinamiento y la pandemia.

0

Luis Fernando Allen Forbes, Economista y Administrador de Empresas

El paisaje de playas de aguas cristalinas, bosques tropicales, parques nacionales, diversidad biológica, ríos de aventura, la experiencia del pura vida, los  check-in y colas en los aeropuertos que parecían infinitas, vuelos retrasados, se desdibujaron por la situación actual del COVID-19.

La contribución del turismo al PIB en el segundo trimestre del 2020 cae un 100%, es decir, desaparece por completo la actividad turística como consecuencia de las restricciones globales al movimiento de personas. Por lo tanto el efecto es devastador, en particular para una economía dependiente de la actividad turística.

Debido a la incertidumbre, es difícil prever cómo responderá tanto la demanda como la oferta turística y como o de qué manera  le afectarán las medidas de distanciamiento social y las restricciones a la movilidad, a la actividad turística como tal.

El turismo es una industria transversal. “afecta  hoteles, aviones, agencias de viajes, etc. Actualmente este sector lo componen tres fases: la primera fase es la sanitaria, que debe superarse primero, la segunda fase es la económica, y la tercera es la recuperación del turismo.

Sin duda alguna, el turismo es uno de los sectores más golpeados por las medidas de emergencia y el evidente descenso de la actividad turística, muy intensiva en mano de obra, con importantes consecuencias en el mercado de trabajo.

Para reanudar el turismo tendrán que empezar por atraer a los nacionales bajo una serie de incentivos, un mermado poder adquisitivo y normas que garanticen el distanciamiento social, el uso de implementos sanitarios como tapabocas por parte del personal que atiende a los turistas, y la desinfección de superficies, entre otras.

El tema de alojamiento exige un análisis profundo de las tarifas que se ofrecen, porque plataformas como Airbnb ya presentan una reformulación de tarifas impulsando mayor competencia y ofreciendo viviendas en mejores condiciones.

En cuanto a las playas habrá una menor visitación debido a las normas de distanciamiento. Precisamente este es el momento de poner en uso la innovación y los avances tecnológicos aplicados a la gestión de los flujos turísticos, de las playas sensorizadas, y el control de los accesos a las atracciones turísticas, propios de los destinos turísticos inteligentes (DTI),

La nueva realidad turística tras la crisis del COVID-19, limitará la capacidad de carga de los destinos por las restricciones sanitarias, pero aun así sería muy beneficioso la gestión si es acompañada por la tecnología y el uso de la inteligencia artificial que permita, controlar mejor la afluencia de los turistas.

Finalmente, la reactivación económica debe cobijar las micro, pequeñas y medianas empresas del sector turístico que han comenzado a demandar un bono proteger empresarial para sobrevivir a esta crisis, y poder atender una población agobiada y estresada por el confinamiento y la pandemia.

 


Luis Fernando Allen Forbes 
Economista y Administrador de Empresas
Director Ejecutivo
Asociación Salvemos el Río Pacuare
Lfaf05@yahoo.com 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...