Luis Guillermo Solís, Síndrome Adámico y Mitocracia

La mayoría de costarricenses han confiado dos veces en este partido para gobernarnos, por eso los representantes del gobierno PAC, presentes y pasados, deben dejar de mentir, deben asumir responsabilidades y dejar de gobernar desde las mentiras. Este pueblo no merece que se le gobierne desde la mitocracia y el síndrome Adámico.

0

Marlon J. Soto González, Politólogo.

Como si se tratara de la fecha de un sacrificio a los dioses progres, la fracción del PAC en la Asamblea Legislativa hizo lo propio para que la develación del retrato de LG Solís se efectuara el jueves 25 de abril, fecha del cumpleaños del ex mandatario.

La premura para hacer pública la imagen, poco agraciada, de Solís Rivera podría deberse al interés de cumplir con el protocolo durante la presidencia del congreso del partido rojiamarillo, con termino al 30 de abril y sin visos de reelección

No por casualidad durante el acto se vio a la presidenta del primer poder, Carolina Hidalgo, diputada de Acción Ciudadana, visiblemente emocionada, al punto de externar: “Don Luis Guillermo es parte de una clase política ilustrada que ya casi no se deja ver y hace mucha falta…”

Distingo en esas dos manifestaciones (la coincidencia con el cumpleaños y las palabras de Hidalgo) elementos de una práctica propia de ciertos regímenes como el de Corea del Norte: el culto a la personalidad, definido como la adulación y devoción excesiva a un dirigente que no llega a líder, esta práctica también es común en las sectas religiosas.

Rendir culto y elevar a los altares a personas que han incurrido en hechos graves, son manifestaciones que se presentan principalmente en sociedades en crisis.

Lo que debía ser una fiesta para el autodenominado “pueblo que decidió cambiar”, se vio opacada por un par de acontecimientos a principios de la semana.

Primero, la aprobación del informe de mayoría de la Comisión Permanente Especial de Ingreso y Gasto Público, referente a la investigación del hueco fiscal de ₡900 mil millones (2.25% del PIB) que presentó la hacienda pública a finales del año 2018, el informe pide inhabilitar por 4 años, para ocupar cargos públicos, al ex Presidente de la República, Luis Guillermo Solís y al ex ministro de Hacienda, Helio Fallas, así como solicitar a la Fiscalía que establezca las responsabilidades civiles y penales que se ameriten.

La falta de recursos en el presupuesto del gobierno ocasionó alerta entre inversionistas e hizo reaccionar a las calificadoras internacionales de riesgo, se recuerda de manera especial una inoportuna cadena de televisión del Solís en el año 2017, en la cual, sin ningún tacto, preocupó a la población y alteró las expectativas económicas. Ocultar las verdaderas proporciones del problema es considerado por la oposición como una estrategia electoral para no perjudicar al entonces candidato oficialista Carlos Alvarado Quesada.

Vale la pena tener en cuenta que el hueco fiscal fue posteriormente utilizado por el actual gobierno, junto a otras razones, para justificar la necesidad de aprobar el Plan Fiscal.

Segundo, en la misma Comisión de Ingreso y Gasto Público la ex directiva del Banco de Costa Rica Mónica Segnini afirmó que el gobierno de Luis Guillermo Solís la suspendió de su cargo en esa entidad financiera como medida de presión por las acciones que ella emprendió para denunciar irregularidades que se cometieron al otorgar el crédito para la importación del cemento chino.

Esas dos situaciones, sumadas a la cercana develación del retrato, despertaron pasiones e hicieron arder las redes sociales, que esta semana, como pocas veces, se salieron del control de los militantes del PAC.

Don Luis Guillermo no tardó en convocar una conferencia de prensa para el mismo jueves 25 en horas de la tarde, a la que se presentó acompañado por la diputada y escudera oficialista Paola Vega. En sus declaraciones culpó a Segnini por no dejar evidencia de las denuncias, a la vez que aseguró que todas las decisiones, con respecto al cementazo, tuvieron el propósito de proteger al BCR.

El cuanto al hueco fiscal culpó a otros de las pifias de su administración. Los señalados son los militantes del Partido Liberación Nacional Antonio Álvarez (en ese momento candidato presidencial), el entonces diputado Rolando González y el asesor económico Gerardo Corrales. Según Solís, la injerencia de políticos verdiblancos impidió al país conseguir créditos por ₡1.5 billones que hubieran solucionado las necesidades de recursos para atender las deudas de corto plazo. La contradicción está en que no era el PLN quien gobernaba sino el Partido Acción Ciudadana, agrupación que anunció con bombos y platillos que contaba con “el mejor equipo” para gobernar Costa Rica.

La manía del presidente Solís de culpar a otros de sus propias irresponsabilidades en el ejercicio del poder no es nueva.

¿Será que don Luis Guillermo padece el síndrome Adámico y los gobiernos PAC se basan en la mitocracia, es decir, en el poder y capacidad de gobernar desde las mentiras?

Según la concepción más básica la mitomanía es mentir de forma compulsiva llegando a ser una patología. El término proviene del francés “mythomane”, trastorno psicológico que obliga a falsear la realidad y así lograr volverla más soportable y tener, como consecuencia, una imagen distorsionada de lo que hace o representa. El delirio de grandeza, también está vinculado a dicha patología.

El otro problema serio que padecen el presidente Solís y varios miembros del gobierno PAC es el síndrome Adámico, que no es otra cosa que echarle la culpa a los demás, rehuyendo así de su propia responsabilidad, en momentos en que el país carece de rumbo y dirección. Esto sucede por ignorancia, por maldad o por arrogancia, pero siempre van a ver el mal y la culpa en los demás, nunca en ellos.

Para la gente PAC los responsables de los desastres de país siempre serán el Partido Liberación Nacional y el Partido Unidad Social Cristiana, representantes de la política tradicional, y etiquetados como corruptos y neoliberales. Esos siempre van a ser los depositarios de los odios que los desbordan.

Lo paradójico de la política es que, a pesar de recibir constantemente señalamientos del oficialismo, ambos partidos siguen cercanos a Acción Ciudadana. El PUSC, con Rodolfo Piza como su figura más visible, cogobierna con los paquianos, mientras los liberacionistas no guardan distancia ni se defienden con la vehemencia que quisieran sus bases.

Está claro que en el PAC no solo tienen una ética flexible, también son perfectos, ellos nunca serán los responsables de las equivocaciones en políticas públicas y económicas. Poco falta para que, de la misma forma en que Adán culpó a Eva de haberle dado del fruto prohibido, la gente PAC señale a las personas de menos recursos de ser los responsables de su propia pobreza, inseguridad y exclusión.

Y en ese modelo perfecto de gobierno es en donde comienza el padecimiento del que hablamos antes: la mitomanía. Estar mintiendo permanentemente, falseando datos, ocultando cifras, manipulando números, evitando sanciones.

Personalmente creo que las manías de don Luis Guillermo Solís Rivera no obedecen a ningún síndrome o padecimiento, sus acciones son pensadas, planificadas, tienen como propósito salvarlo de culpa y continuar dividiendo a nuestra sociedad.

La mayoría de costarricenses han confiado dos veces en este partido para gobernarnos, por eso los representantes del gobierno PAC, presentes y pasados, deben dejar de mentir, deben asumir responsabilidades y dejar de gobernar desde las mentiras. Este pueblo no merece que se le gobierne desde la mitocracia y el síndrome Adámico.

 

 

Del mismo autor le podría interesar:

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...