Luis París: Repensar la Constitución

Aunque es impopular y tiene una fuerte oposición de la opinión pública, el tema del aumento de la cantidad de diputados, no debe soslayarse, puesto que la cantidad actual es insuficiente para atender, con seriedad, responsabilidad y calidad, el estudio de los proyectos de ley, así como el trabajo en el plenario y en el sinfín de comisiones y subcomisiones.

0

Luis París Chaverri, Ex Embajador.Luis Paris Chaverri

En su reciente informe a la Asamblea Legislativa, el presidente Carlos Alvarado – al referirse al efecto del multipartidismo en la gobernanza- manifestó que “puede que haya llegado el momento de discutir y repensar nuestra Constitución”, y planteó valorar la instauración de un sistema semi-parlamentario.

Es innegable que la realidad política del país en las dos primeras décadas del presente siglo es muy diferente a aquella de la segunda mitad del anterior y, desde esa perspectiva, la idea de realizar una modernización de la visión establecida por los diputados constituyentes en 1949 es, además de sensata, oportuna y conveniente.

La sociedad costarricense requiere un nuevo proyecto de convivencia común, una Constitución actualizada, así como una profunda reforma política, porque aunque a la Carta Magna se le han introducido muchos cambios, esta ya no responde a las actuales circunstancias.

Cambiar las normas de convivencia de acuerdo a sus concepciones es un derecho de cada generación. Ya la Constitución francesa de 1793 afirmó que “Un pueblo tiene siempre el derecho a revisar, a reformar y a cambiar su Constitución. Una generación no tiene derecho a someter a sus leyes a las generaciones futuras…”.

El planteamiento del presidente Alvarado debe servir para que se analice y debata con seriedad la conveniencia de convocar a una Asamblea Constituyente con el objetivo de renovar el pacto social y promulgar una nueva carta fundamental.

Nuestra clase dirigente debe dejar de lado las aprensiones y temores al respecto, ya que como lo recomendara hace varias décadas el expresidente Daniel Oduber, “no se debe tener miedo a la revisión del texto constitucional, que es más fácil hacerlo por una Asamblea Constituyente bien calificada y bien integrada, que hacerlo en medio de las actividades diarias de los diputados”.

Sobre el tema específico de la instauración de un sistema semi-parlamentario, es fundamental debatir, analizar y decidir, paralelamente, sobre la forma de elegir los diputados y la cantidad de estos, así como sobre la reelección consecutiva y el quorum para sesionar, todo con el fin de mejorar la representatividad y la calidad de nuestros legisladores y el funcionamiento del Congreso.

Estos cambios son necesarios si se evoluciona a un sistema semi-parlamentario como el sugerido por el señor presidente.

La elección por provincias -como lo dispone el artículo 106 constitucional- y la votación por papeletas cerradas, no solo nos impide “elegir”, también deja muchas zonas del país sin representante en el Congreso.

Es conveniente avanzar hacia un sistema en el que la elección se realice por distritos electorales, estableciendo jurisdicciones territoriales más pequeñas, que contarían con un representante cada una, lo que obligaría a los partidos políticos a ser más selectivos en la escogencia de sus candidatos.

Al respecto, el grupo “Poder Ciudadano ¡Ya!”, propuso un “sistema mixto proporcional”, que mejora la representatividad a través de la elección por distritos electorales, sin afectar la proporcionalidad, al elegir una parte de las curules por medio de listas nacionales presentadas por los partidos.

Aunque es impopular y tiene una fuerte oposición de la opinión pública, el tema del aumento de la cantidad de diputados, no debe soslayarse, puesto que la cantidad actual es insuficiente para atender, con seriedad, responsabilidad y calidad, el estudio de los proyectos de ley, así como el trabajo en el plenario y en el sinfín de comisiones y subcomisiones.

Otro tema que se ha planteado -y que merece debatirse- es el de la reelección consecutiva, impedida por disposición del artículo 107. Instaurar la “carrera parlamentaria”, reeligiendo a los mejores, generará congresistas con experiencia y dominio de su oficio y mejorará el funcionamiento del Congreso, alegan los simpatizantes de esta reforma.

En mi opinión, ese cambio sería procedente en el tanto se rmodifique  la forma de eligir a los legisladores como ya lo he planteado en este artículo.

También es necesario modificar el artículo 117, que obliga la concurrencia de dos tercios del total de diputados para sesionar, disposición que, aunque es conveniente para la votación de los proyectos de ley, es innecesaria para el debate de los mismos, proceso en el que sería suficiente la presencia de una mayoría simple.

Creo que el país puede encontrar en el pensamiento de sus más esclarecidos ciudadanos, los temas y las ideas que hagan posible definir el tipo de sistema político y los valores de un nuevo pacto social que mejor se adapte a la realidad y a las necesidades de hoy.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box