Luis París: Decisión crucial

Los costarricenses que acudan a votar en la convención liberacionista deben ser conscientes de que su decisión es crucial, pues el futuro de ese partido depende en alto grado del resultado de ese evento.

0

Luis París Chaverri, Ex Embajador.Luis Paris Chaverri

Desatendiendo la solicitud de varios de sus precandidatos presidenciales y de expertos en salud pública y virología para que se atrasara la convención, dado el incremento de casos y el colapso hospitalario provocado por la tercera ola del covid-19, el Partido Liberación Nacional (PLN) dispuso -temerariamente- realizarla en la fecha programada.

Pese a las múltiples advertencias sobre la inconveniencia de efectuar la convención en esa fecha, la mayoría de los miembros de su máxima instancia legal, insensibles al trágico contexto de la pandemia, optaron por favorecer los intereses de la tendencia figuerista.

Por lo tanto, la convención que elegirá el candidato presidencial liberacionista e iniciará la renovación de sus estructuras en todo el país se llevará a cabo, irremediablemente, el próximo domingo 6 de junio.

Aunque ese es un evento propio del liberacionismo, disposiciones estatutarias de ese partido permiten la participación de cualquier ciudadano inscrito en el padrón electoral del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

El procedimiento de convenciones “abiertas”, iniciado por el PLN y luego emulado por otras agrupaciones, constituye una conveniente apertura democrática de las estructuras partidarias, a la vez que elimina el riesgo de padrones imperfectos, manipulados o fraudulentos.

Tales convenciones le conceden al ciudadano la facultad de votar por el precandidato que desea apoyar en las elecciones nacionales, y responden -hoy mejor que antes- a la realidad de un electorado muy voluble, en su mayoría carente de adhesión y lealtad partidaria.

Este es un procedimiento inclusivo que depara beneficios a los partidos, puesto que estimula la incorporación de nuevos prosélitos y ayuda a captar el apoyo de votantes que antes favorecían a otros bandos o que no simpatizaban con ninguno.

Para ganar las elecciones del 2022, Liberación Nacional requiere sumar nuevos apoyos a su debilitada base electoral, recuperar la confianza de los liberacionistas que abandonaron sus filas, atraer votantes de otras tiendas o ciudadanos sin partido, razón por la que la escogencia de su candidato presidencial es una decisión crucial.

Una adecuada lectura del fracaso sufrido por el PLN en las dos últimas elecciones presidenciales indica que lo que esa agrupación necesita es una efectiva renovación de sus liderazgos y que estos cumplan con los más altos parámetros éticos y morales.

Porque el declive del PLN, la pérdida de credibilidad, el rechazo mayoritario de los electores, no se debe a su planteamiento ideológico o programático, si no a la falta de probidad y a los actos de corrupción de algunos de sus dirigentes, lo cual ha dañado la imagen y la credibilidad del partido y ha socavado su apoyo electoral.

Con o sin razón, la realidad es que una mayoría de los ciudadanos considera que la corrupción se ha propagado por todo ese colectivo político cual tumor maligno que ha hecho metástasis.

Superar esa negativa percepción es el reto que en la actualidad debe enfrentar con acciones inequívocas y contundentes de una mayor exigencia ética y moral para quienes dirigen esa organización política y aspiran a cargos públicos, así como con la implementación de eficaces controles que garanticen su observancia.

La probidad es un requisito para cualquiera que desempeñe o pretenda ejercer un cargo de liderazgo político, pero sobre todo para quien aspire a la candidatura presidencial por el PLN, dado el descrédito y la crisis de credibilidad que le afecta.

 

Por ello, es importante que -paralelamente a la valoración de la capacidad, la trayectoria y las propuestas de los precandidatos- aprecien y atiendan, primordialmente, sus cualidades morales y éticas.

Esos son los atributos que se le deben exigir a quien enarbole la bandera verdiblanca para intentar recobrar el favor de los costarricenses y evitar una nueva derrota electoral que podría sentenciar el fin del partido político más antiguo del país.

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...