Luis Paulino Vargas: Acerca de los datos más recientes sobre empleo del INEC, la catástrofe perfecta

O sea: la economía es completamente incapaz de darle empleo a las personas que se incorporan a los mercados laborales en busca de un empleo remunerado. Solo les ofrece dos opciones: o el desempleo o la informalidad laboral. Con el agravante de que gente que antes tenía una ocupación formal la pierde

0

Luis Paulino Vargas Solís, Economista (Ph.D).

Me refiero aquí a los resultados que entrega la Encuesta Continua de Empleo (ECE) correspondiente al segundo trimestre de 2019, la cual es elaborada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC).

Primero, algunos datos escuetos, tal cual se registran en la encuesta:

  • Se registran casi 300 mil personas desempleadas.
  • Entre las personas ocupadas, unas 225 mil están subempleadas (trabajan menos de 40 horas a la semana y desearían trabajar más).
  • Y más de un millón se ubican en la informalidad laboral.

Segundo: hagamos una comparación entre el segundo trimestre de 2019 y el segundo trimestre de 2018. Es lo que usualmente llaman una “comparación interanual”.

  • En ese lapso, el número de personas que se integran a la “fuerza de trabajo”, es decir, que salen de casa en busca de un trabajo remunerado aumenta en 113.600 personas, en su mayoría mujeres (90 mil).
  • No obstante lo anterior, el número de personas ocupadas, sin embargo, aumenta en apenas un poco más de 23 mil personas (en su totalidad mujeres, ya que el número de hombres ocupados disminuye).
  • El número de personas desempleadas aumenta en 90.400 personas.
  • Y el número de personas en la informalidad laboral crece en más de 47 mil personas, para superar el millón.
  • Esto último significa que el aumento de 23 mil personas ocupadas, corresponde en su totalidad a puestos laborales en la informalidad, pero todavía hay algo más: ello significa también que se destruyeron 24 mil empleos formales.
  • Esta tendencia hacia la “informalización” del empleo y la destrucción de empleos formales, viene de tiempo atrás.

Entre tanto leo en la prensa que Steven Núñez, ministro de Trabajo, asegura que la “política de reactivación” (¿cuál?) ha aportado 5000 empleos. Supongamos que sea cierto. Usted nada más compare las cifras y saque sus propias conclusiones.O sea: la economía es completamente incapaz de darle empleo a las personas que se incorporan a los mercados laborales en busca de un empleo remunerado. Solo les ofrece dos opciones: o el desempleo o la informalidad laboral. Con el agravante de que gente que antes tenía una ocupación formal la pierde.

Parece que en el gobierno viven como en una realidad paralela ¿o será más bien en otro planeta?

 

Luis Paulino Vargas, (Dr).
Es economista, profesor y catedrático universitario, es Director del Centro de Investigación en Cultura y Desarrollo (CICDE) de la UNED. Autor de 12 libros y ganador del premio Aquileo Echeverría

Del mismo autor le podría interesar:

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...