Luis Paulino Vargas: ¿Cuál candidato o candidata presidencial no querrá hablar mucho de empleo?

Se dirán muchísimas cosas, pero nada nuevo, a fin de cuentas. Por lo que tampoco cabría tomárselo en serio. Las recetas trilladas, y comprobadamente fallidas, no mejoran por el solo hecho de que se las repita.

Luis Paulino Vargas Solís, Economista (Ph.D.)

En medio de las múltiples incertidumbres que empañan el panorama electoral, el empleo, sin embargo, será un invitado obligatorio e infaltable, durante los largos meses de campaña electoral, de aquí a febrero. Todos y todas procurarán convencernos que en su librillo está la receta mágica.

Hay ciertos ingredientes de la pócima, que seguramente se escucharán reiteradamente. Por ejemplo: simplificación de trámites, crédito barato, recorte de cuotas de seguridad social. A las MIPYMES se le dedicarán incontables pellizquitos en los cachetes. Asimismo, habrá quienes busquen pintar de progresismo sus discursos, y con ese fin le darán sus arrumacos a la economía social-solidaria.

Nos hablarán también de empleabilidad y, por lo tanto, de cursos en el INA, programas para aprendizaje de un segundo o tercer idioma, y para el manejo de las computadoras. No es improbable que se explique que se crearán avanzadas plataformas tecnológicas y una robusta institucionalidad, para agilizar la conexión entre las personas deseosas de obtener empleo, y los puestos de trabajo disponibles.

Se dirán muchísimas cosas, pero nada nuevo, a fin de cuentas. Por lo que tampoco cabría tomárselo en serio. Las recetas trilladas, y comprobadamente fallidas, no mejoran por el solo hecho de que se las repita.

Pero habrá quienes querrán ir varios pasos más allá: los Feinzaig, Malavassi, quizá Rodrigo Chaves. Lo suyo sería la “operación machete”, o sea, corte a lo bestia del gasto público, incluyendo cierre de instituciones. Bullangera y estridente, Pilar Cisneros aplaudirá tales ideotas. Albarda sobre aparejo: donde hay desempleo, sumaremos más desempleo; donde hay contracción de la demanda global, agregaremos más contracción; donde hay incertidumbre empresarial, añadiremos mayor descontento social.

Dudo que alguien se atreva a entrarle a los problemas realmente importantes: la crónica debilidad de la demanda en el corto plazo, y la dualización de la economía, su limitada diversificación y su baja productividad en el mediano y largo plazo.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box