Luis Paulino Vargas: Precarización laboral e inseguridad económica

Se alimenta de la precarización y es, en sí mismo, precarización. Y ciertamente es más barato, pero justo porque no asume ninguna responsabilidad frente a la sociedad. Ciertamente genera empleos, en otra versión del “peor es nada” de la piña o la minería, pero mejor trajeada.

Luis Paulino Vargas Solís, Economista (Ph.D).

Meses atrás, a propósito de alguna publicación mía, una señora comentaba reclamando acremente acerca de la estabilidad laboral de quienes trabajan en el sector público, mientras exaltaba su propio caso como trabajadora del sector privado: “si no hago bien mi trabajo me ponen patitas en la calle”, más o menos proclamaba. Y lo decía como si fuera un hecho de la naturaleza, o, en todo caso, como si fuera el estado deseable de las cosas.

¿Nos estamos convirtiendo en una sociedad donde el derecho a un trabajo digno desaparece, y donde los trabajos chatarra, la precarización laboral, la permanente inseguridad económica y la incertidumbre ante el futuro pasan a ser considerados el único proyecto de vida aceptable y esperable?

Véase la minería a cielo abierto o la piña. Se les quiere justificar como “generadoras de empleo”. Pero empleos de pésima calidad bajo condiciones ambientales desastrosas. Y, sin embargo, hay mucha gente convencidísima de que, más allá de una porquería tal, no existe nada a lo se deba aspirar.

O bien Uber. Se alimenta de la precarización y es, en sí mismo, precarización. Y ciertamente es más barato, pero justo porque no asume ninguna responsabilidad frente a la sociedad. Ciertamente genera empleos, en otra versión del “peor es nada” de la piña o la minería, pero mejor trajeada.

¿Es esa la sociedad que queremos?

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...