Luis Paulino Vargas: Las 12 de Otto Guevara

Los mercados son una realidad compleja y contradictoria. Por ello mismo, y como bien lo ha demostrado la antropología, sin Estado jamás podrían haber existido.

Luis Paulino Vargas Solís, Economista (Ph.D.)

Las “12 propuestas” de Guevara para “controlar y reducir el gasto público”, constituyen un programa que, por recalcitrante y extremista, inevitablemente provocaría mucha conflictividad social y polarización. Es un recetario extremadamente simplista, el cual se reduce a un par de cosas: provocar una brutal devastación en la institucionalidad pública, para, sobre esa base, abrir las compuertas a un capitalismo irrestricto, sin bridas ni limitaciones. O sea, es el fruto de una enfebrecida ideología anarcocapitalista.
Nada en la historia humana respalda estas ideas. Absolutamente nada. Como bien demostró Karl Polanyi, los intentos por darle total autonomía a los mercados capitalistas, y liberarlos de cualquier limitación, inevitablemente dan lugar a reacciones en contrario, porque los estropicios que esos mercados sin ataduras provocan, obliga a embridarlos, o sea, a volver a sujetarlos a alguna forma de regulación o control.
Los mercados son buenos para ciertas cosas. De hecho, el dinamismo que históricamente ha caracterizado al capitalismo, en buena medida (no del todo) se alimenta de la competencia que los mercados propician. Pero los mercados inevitablemente operan desde criterios cortoplacistas y de estrecho alcance. Están en manos de agentes individuales que tienen una racionalidad limitada y tienen comportamientos seguidistas, de efectos acumulativos. El futuro se les presenta envuelto en la penumbra de una incertidumbre radical. Los mercados producen desigualdad, exclusión social y destrucción ambiental, en el mismo movimiento en que generan enorme riqueza material. Y así como empujan al crecimiento de las economías, también las precipitan en grandes crisis y derrumbes.
Los mercados son una realidad compleja y contradictoria. Por ello mismo, y como bien lo ha demostrado la antropología, sin Estado jamás podrían haber existido.
Obviamente Otto Guevara no entiende ni jota de todo esto.
COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...