Luis Paulino Vargas: Y la desigualdad social ¿pa’ cuándo?

Estos temas, siendo fundamentales, son omitidos en el debate electoral actual. Pero a Costa Rica le urge que se formulen políticas orientadas a combatir efectivamente la desigualdad, las cuales han de ser necesariamente de muy amplio espectro: desde el sistema tributario y los servicios universales de salud, educación y cuido, a las políticas salariales, de vivienda y de crédito, entre otras.

Luis Paulino Vargas Solís, Economista (Ph.D.)

Hasta el momento, solo he escuchado que Villalta y el Frente Amplio mencionen el tema, si bien desconozco detalles de lo que plantean (tengo pendiente leer el respectivo programa).

El tema, sin embargo, es absolutamente fundamental, ya que la desigualdad social tiene peligrosos efectos corrosivos para la convivencia social, la viabilidad de la democracia, la estabilidad política y el avance económico. Es que la desigualdad no solo comporta diferencias ofensivas e injustificadas, sino que roba las oportunidades y mata las ilusiones de sectores enteros de la población, imposibilitados, casi a perpetuidad, del logro de sus aspiraciones.

En Costa Rica intuimos que la desigualdad es grave, pero no lo sabemos con certeza. Anecdóticamente lo observamos en el paisaje urbano, fracturado por violentos contrastes, entre los palacetes amurallados y los barrios con desarrollos inmobiliarios deslumbrantes, frente a barriadas marginalizadas, donde las condiciones de vida rayan en lo infrahumano. También en las zonas rurales, cuando, por ejemplo, muy cerca de emporios hoteleros o lujosos condominios, permanecen, como congelados en el tiempo, pueblitos polvorientos y empobrecidos.

El análisis de la desigualdad de ingresos con base en las encuestas de hogares del INEC, ha alimentado la campaña de odio contra quienes trabajan en el sector público, cuando, en rigor, ocultan más de lo que destapan, puesto que esas encuestas no logran captar los ingresos del 1% -menos aún los ingresos del 0,1%- más rico de la población. Por otra parte, carecemos totalmente de estadísticas sistematizadas sobre la distribución de la riqueza, o sea, de los patrimonios, aunque es muy razonable suponer que su distribución es incluso mucho más inequitativa que la de los ingresos.

Estos temas, siendo fundamentales, son omitidos en el debate electoral actual. Pero a Costa Rica le urge que se formulen políticas orientadas a combatir efectivamente la desigualdad, las cuales han de ser necesariamente de muy amplio espectro: desde el sistema tributario y los servicios universales de salud, educación y cuido, a las políticas salariales, de vivienda y de crédito, entre otras. Y teniendo siempre presente un enfoque de género y una mirada que sepa diferenciar entre distintas regiones del país.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box