Luissiana Naranjo: «Andanza» y «Despecho»

0

Luissiana Naranjo Abarca.

Andanza

Es tu último punto en Arica, Chile. Veleros en tu espalda, marinero.
Regresas para regresar. Serán muchas las montañas en el árbol de tus ojos. Serán muchos los desiertos en las grietas de tu boca. Serán muchas las playas en las salinas de tu tacto. Serán muchos tus regresos sin llegar a mí.
La costa encumbra los costados de lo que es tu sombra. Te miro allí insostenible y con una bebida en la mano. Disputas los embrujos de la sal. Sal que relamo de tu piel. Me embelesa tu olor a pescado, puerto donde no asisto. Huelo a negritud y es tu sol acabado en el pecho.
Me restriego en tu remera blanca, ahora medio marrón. Se me cae la ropa. Se me cae todo lo que traigo contigo.
Me dejaste en tu equipaje y nos sabes donde ir.
Huyo y retomas tu camino.

 


 

Despecho

Anfiteatro de hombre, domador de circo…
pregonas la soberbia de animal dominante,
mujeriego que busca pubis de naranjal y senos de floración,
débil pedazo de mutante,
iluso de esposas con gusto de arrabal,
agita su jerga de amante,
toma su mano y se masturba,
no eyacula estrellas sino mira en su espejo la vanalidad,
Baco impotente,
Dios de otro mundo,
atrofiante y abstraído que no conoce el amor,
macho ingenuo,
chiste absurdo,
perro que come crías,
morirás solo con tu exhalación.

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...