Macarena Barahona: El edificio de la Asamblea Legislativa

El edificio de la Asamblea Legislativa en Costa Rica representa lo que la mayoría no política no quería, un edificio ajeno a su contexto histórico y urbano, encerrado de los significantes de la democracia, del pueblo, en una casa oscura entre sí misma, un hueco fallido de arquitectura, falto de transparencia y estética en su histórico paisaje del centro de nuestra capital.

0

Macarena Barahona Riera, Poeta y catedrática de la Universidad de Costa Rica

Los símbolos representan el poder, las jerarquías en la historia de la humanidad, los triunfos de unos sobre los otros, las religiones, las dictaduras, las monarquías, los partidos políticos, los ejércitos.

El edificio de la Asamblea Legislativa en Costa Rica representa lo que la mayoría no política no quería, un edificio ajeno a su contexto histórico y urbano, encerrado de los significantes de la democracia, del pueblo, en una casa oscura entre sí misma, un hueco fallido de arquitectura, falto de transparencia y estética en su histórico paisaje del centro de nuestra capital.

Pero “adornar “con esferas patrimoniales sus interiores es cosa de estética de nuevos ricos, que pensábamos había pasado de moda por haberla superado un poco de cultura arqueológica y sensibilidad con nuestros pueblos indígenas, en las últimas décadas. Pero no, el símbolo de la esfera boruca, múltiple de significados para el pueblo boruca, y para el que se permita comprender y apreciarlos, es nuevamente avasallado y manipulado para decorar espacios donde ni siquiera son representados.

Quinientos años de ser conquistados, y sus símbolos siguen siendo poseídos con la misma estulticia que el inicio de la conquista, ignorándolos y manipulando sus objetos y cultura con la superficialidad y banalidad que nuestra época nos representa.

Donde hay un empleado público, del Museo, de la Asamblea, del poder ejecutivo, del Ministerio de Cultura que exponga criterios culturales y dignificantes para con el pueblo de boruca y todos los pueblos indígenas, para oponerse y enseñarnos del respeto y el aprecio para con sus bienes materiales patrimoniales, que deben de estar en el Parque de las Esferas de donde son patrimonio nacional.

Estoy viviendo en España disfrutando de una pasantía investigativa, por aquí el patrimonio arquitectónico, cultural, artístico, tangible o’intangible, sigue siendo custodiado como bienes de todos, no de políticos, sino de las comunidades originarias, nadie jamás se le ocurriría tomar de una comunidad piezas invaluables para adornar la cámara de diputados!!!, no puedo imaginarme el escándalo, que pidan cuadros, que contraten escultores, artistas para su casa nueva.

Dejen el patrimonio de nuestros pueblos originarios en donde pertenezcan, aprueban la ley de pueblos indígenas, construyan espacios democráticos para que sus líderes propongan , además de la ley, sus necesidades, hagan política, para eso ganan salarios y fueron elegidos, trabajen por los pueblos originarios, escúchalos, no se adornen como antiguos colonizadores con su oro. Hagan política que los dignifique a los y las costarricenses, del siglo XXI no del siglo XVI.

 

Sobre el mismo tema también le podría interesar

 


De Macarena Barahona también le podría interesar: 

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...