María Bonilla.

De “Libro de sombras”

 

3.

Y una vez, jugando a inventarme,

me atreví a escribir

que fui “la mujer sola”

de uno al que llamaron Lautrec,

la mujer clavada siempre a una bañera de agua fría,

mirando con ojos bajos

el instante de alucinación

en el que creyó en un mañana posible.

Otra mujer sin nombre propio

que sólo quería olvidar

ese preciso instante

en el que, como cualquier mujer,

aún con una vida de ficción,

se clavó al sueño de ese mañana

que era imposible, aunque ella la creyó.

 

Y escribí que hubo una vez,

un vagabundo hambriento

que deambulaba por el Puente de l´Alma.

en una ciudad llamada París.

Porque hubo una vez una ciudad llamada París.

Y yo, re-escrita y todo,

me clavé a ese mismo instante

de alucinación de “la mujer sola”,

sueño de aquél al que llamaron Lautrec.

Y mi sombra se reflejó en el agua turbia.

Y supongo que por eso, lo escribí.

Yo, una vez, también tuve 22 años.

Pero ya no los tengo más.

De: Libro de sombras, Estucurú Editorial, 2017

 

Maria Bonilla

Por Maria Bonilla

Escritora, actriz, directora, guionista y profesora costarricense. Doctora en Estudios Técnicos y Estéticos del Teatro de la Universidad de París VIII, La Sorbona. Catedrática de la Universidad de Costa Rica en la Escuela de Artes Dramáticas. Profesora de la Universidad Veritas.