María Eugenia Dengo: Educación Costarricense

“Educación Costarricense” es un texto didáctico que, desde la primera palabra hasta la última, se propone enriquecer el acervo intelectual de los que ejercen la docencia o van a ser maestros.

0
(foto Laura Rodríguez – UCR).

Carlos Araya Guillén, Filósofo (Dr.).

“Educación Costarricense” es el título de una hermosa obra pedagógica, filosófica y de historia que nos dejó la maestra de maestros doña María Eugenia Dengo.

Ella fue Decana por varios años de la Facultad de Pedagogía de la Universidad de Costa Rica, Ministra de Educación en el Gobierno de don Rodrigo Carazo (1978-1982) y  Premio Magón en el 2007.

El 30 de mayo de 2008, la Universidad Estatal a Distancia le otorgó el título de Doctor Honoris Causa por su vocación y entrega a la formación docente y a su permanente perspectiva de que los niños, los jóvenes y los adultos son y serán siempre el sujeto de la educación.

Doña María Eugenia (1926-2013) fue también Profesora Emérita de la Universidad de Costa Rica y distinguida funcionaria de la Unesco.

Su libro “Educación Costarricense” es un texto didáctico que, desde la primera palabra hasta la última, se propone enriquecer el acervo intelectual de los que ejercen la docencia o van a ser maestros.

Dividido en cinco capítulos, cada uno con sus respectivas actividades y ejercicios, el libro plantea con acierto la fundamentación teórica (antropología) y axiológica (ética), y una cautivadora descripción de la evolución de la educación en nuestro país desde sus antecedentes prehispánicos y coloniales hasta la última década del siglo XX. Sin ignorar el modelo y estructura del sistema educativo costarricense y a su actor social (el educador).

Un escrito de lectura obligatoria para todos aquellos que ejercen la docencia en las aulas nacionales (universidad, colegios, primaria y kínder). Un manual que recoge con sabiduría el proceso formativo, su historia y su responsabilidad.

Por su naturaleza no es un libro de consulta casual, sino un legado de conocimientos que debe estudiarse con atención y esmero en sus casi 300 páginas. En la “era” de la tecnología y la informática no se debe excluir de nuestras bibliotecas físicas el libro de doña María Eugenia.

Bien me dijo un día doña María Eugenia, en su casa de habitación, cuando tuvo la amabilidad de invitarme a compartir un café: “Don Carlos, la educación es sagrada porque los maestros somos orientadores de la vida personal y social de nuestros estudiantes. Los formamos. Les damos valores para toda la vida… por eso quien no sienta esta responsabilidad no puede ser docente… los maestros dejamos huellas hasta en la piedras… usted influye en sus alumnos como profesor del Colegio Metodista”.

En La Prensa Libre 01/02/2016

 

Carlos Araya Guillén
Educador, político y filósofo costarricense, dirigente del Partido Unidad Social Cristiana, ha sido Diputado y Embajador.

Del mismo autor le podría interesar:

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...