María Laura Arias Echandi, María José Cascante Matamoros: Tiempos de comunidad

Al evaluar el 70% de votantes que dijeron no a continuar con lo mismo y con las mismas personas, es evidente que nuestra población universitaria clama por un cambio

0

María Laura Arias Echandi, Profesora Catedrática Facultad de Microbiología
María José Cascante Matamoros, Profesora Catedrática Escuela de Ciencias Políticas

Recién pasan las elecciones para la Rectoría de la Universidad de Costa Rica, y los resultados arrojan el gane para el Dr. Gustavo Gutiérrez Espeleta, no obstante, una segunda ronda es necesaria ya que ningún candidato alcanzó el 40% de electores que hicieron eficaz su voto.

Si hacemos un análisis de los votos obtenidos por los 5 diferentes candidatos inscritos, fácilmente se vislumbra que el 70% de la población universitaria quiere un cambio a la gestión desarrollada en los últimos ocho años.  ¿Y cuáles son esos cambios tan aclamados? Se podría hablar de muchos, pero centrándonos en los más importantes hay que destacar los siguientes:

  • La UCR ha perdido su liderazgo dentro de la sociedad costarricense. Nos enfrentamos ante una demanda constante por parte del pueblo y de los sectores políticos de entender en qué se emplean sus impuestos dentro de la UCR. Esta institución se ha caracterizado siempre por estar a la vanguardia en investigación, en proyectos de acción social, en cursos de capacitación, de actualización, etc., pero ha hecho muchísima falta divulgar, de manera asertiva estas acciones.  Hoy día, somos la comidilla nacional, por nuestros supuestos altos salarios y por lo poco que aportamos al país.  ¿Dónde estuvo nuestra intervención para el plan fiscal? ¿dónde están nuestras grandiosas ideas para resolver el déficit fiscal?  Engavetadas dirían nuestros ancestros, y por ende totalmente inútiles.  Definitivamente éste es un cambio urgente.
  • Necesitamos retomar una UCR donde cada estudiante, cada persona administrativa y docente se sienta muy orgulloso de pertenecer a esta institución, no obstante, en los últimos años, por persecuciones, por diferencias, por amiguismos, por clientelismos y muchas otras no muy nobles cualidades, este orgullo se ha perdido, quedando suplantado por el peligroso sentimiento del desdén.
  • Queremos hacer cambios hacia una universidad de verdad abocada a sus estudiantes, donde el ingreso, permanencia y graduación de estos sea factible, donde no se cierren súbitamente carreras, donde las becas sean suficientes para ofrecer una vida digna a los estudiantes que las necesitan, donde cada ser que forma parte de esta comunidad sienta seguridad y apoyado. Este cambio debe ir más allá de simplemente poner “2020 año de la salud mental” en toda la papelería y mensajes oficiales, sino efectivamente aportar este creciente problema, con todos los recursos posibles en aras de disminuir no solo los efectos de la pandemia, sino también aquellos asociados a la vida actual y que aquejan de manera creciente a estudiantes y personal universitario
  • Un tema prioritario por cambiar es el silencio que se guarda con respecto al acoso laboral y sexual que se vive en nuestra comunidad. Fácilmente podemos recordar una serie de hechos que han sucedido en los últimos años y que de nuevo… han quedado guardados en la gaveta. No es posible que se sigan menospreciando denuncias, no es posible que se siga teniendo cultura de miedo ante la denuncia, es prioritario contar con procedimientos que protejan a la víctima, pero más importante aún, con procesos educativos que promuevan el cambio cultural y prevenir el llegar a estos hechos.

Podría continuar citando muchos cambios más necesarios, pero al evaluar el 70% de votantes que dijeron no a continuar con lo mismo y con las mismas personas, es evidente que nuestra población universitaria clama por un cambio y éste se da uniendo esfuerzos, uniendo pensamientos y uniendo actuares.  Es el momento de que todos los que dijimos NO a continuar con lo mismo nos unamos, en pos de volver a colocar a nuestra querida Universidad en el sitio de liderazgo y proyección social que se merece, y donde retomemos el orgullo y honor de formar parte de ella

Esta unión está claramente liderada por el Dr. Gustavo Gutiérrez Espeleta, candidato que tiene un profundo conocimiento de nuestra Alma Mater  y sus necesidades y que nunca ha temido el levantar la voz por defenderla o  denunciar acciones corruptas.

Confiamos plenamente en el pensamiento crítico y racional de cada uno de los miembros de la comunidad universitaria, de manera que unidos como comunidad universitaria iniciemos el camino al cambio, el camino a tiempos mejores.


COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box