Mariamalia Sotela Borrasé: Cuento corto

0

Mariamalia Sotela Borrasé.

 

Cuento corto

Aceptaba las flores San Rafael, las azaleas,  por supuesto las  orquídeas y las rosas. Esas eran palabras mayores. Pero cuando la “santalucía”, esa florcita pequeña que pinta de azul hortensia nuestros potreros reventó en semilla, el pobre zacate se puso francamente triste y le dieron celos, porque él no tenía flor que alegrara su monotonía.

Andaba por ahí refunfuñando en verde sus enojos. Está bien un lirio, o un anturio. Está bien un agapanto o  un narciso. Acepto una amapola. Hasta el trébol, ya sé que tiene flores… Pero la “santalucía”, tan pequeña, tan conmigo siempre…  ¡Ahora florece, me adorna… pero quedo sólo yo sin flor!

Las nubes casi siempre están muy altas, pero saben ver y muchas veces son solidarias.  Una nube ya tenía su par de temporadas acampando sobre ese zacatal y lo conocía, lo había acompañado, le había dado de beber, lo había protegido con su sombra después del mediodía… y  vio que la tristeza, la imposibilidad de florecer, estaba marchitando sus hojitas.

La nube se sacudió un poco, deshilachó unas de sus orillas más blancas, y le pidió al viento que las llevara volando hasta el “zacate” y que esparciera con abundancia las brillantes, transparentes y luminosas hebritas de nube.

Desde entonces, los zacatales tienen flores también, pequeñas flores que parecen, o mejor dicho, son, mechitas de nube con reflejos de sol.

Del libro de cuentos “De Muñecas de Trapo y Papalotes”
COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...