Mario Ramírez Granados, Abogado.

Uno de los esfuerzos más interesantes que emprenden académicos y editoriales, es la creación de colecciones, es decir una compilación y selección de autores de una determinada temática o género, en un formato económico, que pongan al alcance del gran público, textos de gran calidad a un precio cómodo.

Un ejemplo de este tipo son la colección de textos en formato de pasta dura “Las cien joyas del Milenio” que distribuyó en su momento el Diario Español El Mundo, y en nuestro país la Colección “Leer para disfrutar” que editó a principios de los años 2000, El Diario La Nación.

A mediados del 2023, el deseo del profesor Adrián José Cárdenas de difundir en escuelas unidocentes de nuestra región, inspiro a tres creadores para crear un proyecto de gestión cultural a gran escala: Cölmenart. El proyecto Cölmenart se basa en los aportes del programador web Alexander Calderón y los escritores William Velásquez y Randall Roque.

William Velásquez es publicista, forma parte del equipo de gestión cultural de Turrialba Literaria, colabora con la Revista Digital Glass y ha publicado cuento y novela. Por su parte Randall Roque es abogado y ha incursionado en cuento y poesía. Algunas de sus obras se han editado en España y Perú

El primer proyecto de esta colaboración se ha cristalizado en la colección Cölmena, una colección especializada que reúne a autores de toda la región. Cölmena ofrece compilaciones en línea de obras de toda la región, así como obras en formato físico, cuyas portadas son bellamente ilustradas por las máscaras del artesano brunca José Luis Rojas.

De la venta de estos textos, una parte se destina a contribuir con la donación de libros para las bibliotecas de escuelas unidocentes. Una primera muestra de la Colección Cölmenar se presentó en la Feria de Libro, que se realizó en la Casa de la Ciudad de la provincia de Cartago, el pasado 23 de marzo.

Cölmenar cuenta en su catálogo con escritores beliceños, hondureños, guatemaltecos, salvadoreños, nicaragüenses, costarricenses y panameños.  Nombres como Kyraan Gabourel, Rudy Gómez, Carlos Calero, Otoniel Guevara, Alfonso Fajardo, entre otros. Muchos de estos nombres, ya consagrados, son desconocidos para la mayoría del público costarricense, más allá de los círculos culturales.

Destaca de la colección, la promoción de las autoras centroamericanas que abre su colección con la escritora beliceña Carmen Carrillo. La colección además cuenta con autoras como Vania Vargas (Guatemala), Venus Ixchel Mejías, Perla Lusete Rivera (Honduras); Juana Ramos, Lourdes Ferrufino (El Salvador); Daisy Zamora (Nicaragua) y Giovanna Benedetti (Panamá)

A nivel costarricense, se ofrecen selecciones de autores consagrados como Ronald Bonilla, Lucía Alfaro y Arabella Salaverri, y autores más recientes como William Velasquez, Juan Carlos Olivas, Cristian Solera e Ignacio Arú.

Una mención aparte merece la antología Ánfora de la autora nicaragüense Daisy Zamora, ganadora del último Premio Casa de las Américas por su obra “El Encuentro Absoluto”. En esta selección, encontramos claves de acceso para su producción poética que pasa por la deconstrucción de cuentos de hadas, historias familiares e incluso su patria, que define como esa “llaga abierta a mi costado [que] tiene un nombre que no debo decir”

Cölmenar se vuelve entonces un esfuerzo por dar a conocer una muestra de las mieles de la cultura centroamericana, cuyos poemas se esparcen a lo largo de la región, aportando las visiones de la realidad de cada país de la región, y fecundando en las mentes de nuevos lectores. De acuerdo con Randall Roque, uno de sus fines del proyecto Cölmenar es que llegue a convertirse en la Colección más completa y accesible de poesía centroamericana.

Tal vez esta empresa sirva de paso para repensar nuestras ideas de futuro, y sobre Centroamérica. La colección es además una invitación para emprender nuevas búsquedas, al darle la posibilidad al lector de explorar dentro de los diferentes temas y estilos de la poesía centroamericana y de esta forma apoyar el esfuerzo de los maestros de las escuelas unidocentes.

Por Mario Ramirez

Abogado de formación, labora en la Asamblea Legislativa de Costa Rica, Departamento Legal.