Mario Ramírez Granados: Legados que perduran – A doscientos años del nacimiento de Baudelaire

Hay cierto parecido de Las Flores del mal con el Príncipe, otro clásico universal, que parece no perder vigencia, pero  que no son libros  únicos.  Como el príncipe, la mayoría de los poetas que sucedieron a Baudelaire lo citan, o al menos lo mencionan. Sus otros textos de crítica literaria se conocen  menos, pero siguen ofreciéndonos imágenes e ideas para explorar y seguir generando pensamiento.

0

Mario Ramírez Granados.

Hay vidas que, en su brevedad, cambian la época. Vidas que se impregnan  del clima  de su tiempo, viven intensamente y su brillo trasciende su circunstancias  e inspira  a las generaciones  que  les siguen.- Ese es el caso  de Charles Baudelaire.

Vivió solo 46 años.  Vivió en un tiempo de transición durante  el  Segundo  Imperio de Luis Bonaparte, donde se dejaba atrás el mundo medieval,  reflejado en  ese monumento que la Iglesia de Notredame,  para  abrazar a un mundo  industrial. Baudelaire, como  otras  figuras de su época,  será  una figura  de transición  y  de renovación.  Fue  una de esas primeras figuras que no eran  de origen noble, sino que debían  ganarse  la vida  con sus  escritos, en su caso  como periodista  y crítico de arte,  que daban  cuenta  de  las transformaciones  sociales  y  culturales de entonces.

La compilación  de  sus crónicas  sobre  arte y literatura dejan  ver además  a un  hábil polemista y  a una persona ligada al mundo  cultural de su tiempo.  En su  obra  crítica, se reproduce  la polémica en torno a la  supuesta inmoralidad  de Madame  Bovary, en la cual  toma  partido  en favor de  Flaubert,  cuya  obra defiende “por la belleza en la minuciosidad de sus personajes y la viveza de sus  descripciones” .

Aparecerán además reseñas  sobre  la novela Los  Miserables   al que describe  como un libro  hecho  para provocar la caridad  al plantear casos de complejidad  social de naturaleza  terrible (recordemos  por ejemplo la vida y calvario de Fantine por  sacar  adelante  a  Constance  solo por citar   un  caso de una vida  atormentada  que se  abordaban en Los Miserables  por las que tanto Baudelaire  como Víctor  Hugo simpatizaban) y la obra  de  Víctor  Hugo en general , así  como su amado  Edgar  Allan  Poe ,   a quien calificaba como  un genio,  por encima de la inteligencia promedio, cuyo talento nunca  fue  debidamente reconocido económicamente,  pues  Poe  como Baudelaire era  una persona que vivió exclusivamente  de su trabajo.

Actividad llevada a cabo el domingo 9 de mayo.

Junto a  estas polémicas, Baudelaire  fue  componiendo  la obra que terminó inmortalizándolo: Las Flores del mal, libro publicado en 1851, refleja la obra de un artista maduro, pero con un paladar amargo, que escogió hacer de la Poesía una crítica de su tiempo. En las Flores del  mal  aparecen en sus poemas  temas nuevos que  reflejan la realidad  del  nuevo París: la  reflexión sobre los efectos del tiempo en nuestra existencia, en como lo experimentamos, la transformación de la conciencia  individual en pensamiento de masas y la sensación de extrañamiento, la prostitución, la marginalidad  y los entornos  sórdidos.

La obra de Baudelaire  fue  nuevamente   descubierta  a inicios del  siglo  XX por Walter Benjamín, un  intelectual  judío  cuya  influencia  fue decisiva  para  la  conformación de la  famosa  Escuela de  Frankfurt. Benjamín retomó  en sus  escritos sobre  Baudelaire, sus reflexiones sobre la memoria, el tiempo  y  otros recursos  usados  tanto  por la literatura  como la filosofía ,  a través de la obra de Marcel  Proust  y  de  Henri Bergson, para citar algunos.

Destaca  dentro de sus  escritos  el descubrimiento de la expresión modernismo  como  una crítica  a los estilos culturales de su tiempo, pero  que  con el tiempo ,  terminaría  convirtiéndose en la expresión para referirse a la vida urbana que empezaba organizarse en torno al proceso de industrialización, a esa existencia que transcurre entre la multitud y el anonimato,  y que serían  a lo largo del siglo XX  y  principios del siglo XXI  debatidas  por  la filosofía  y  nuevas disciplinas  de las ciencias  sociales, como la Sociología.

Hay cierto parecido de Las Flores del mal con el Príncipe, otro clásico universal, que parece no perder vigencia, pero  que no son libros  únicos.  Como el príncipe, la mayoría de los poetas que sucedieron a Baudelaire lo citan, o al menos lo mencionan. Sus otros textos de crítica literaria se conocen  menos, pero siguen ofreciéndonos imágenes e ideas para explorar y seguir generando pensamiento.

La idea de la Modernidad como la experiencia  de la sociedad contemporánea, así como  las  ideas sobre la ajenidad  y la marginación, tienen  mucho  que decir  para seguirnos inspirando. Las palabras de Baudelaire ayer como ahora, son legados que perduran,  influencias cuyas sombras  que se alargan entre las  generaciones,  conservan  su frescura  para seguir mostrándonos cosas sobre nosotros   mismos y nuestro entorno.

 

 

La Revista CR conjuntamente con Palabras Viajeras organizó el domingo 9 de mayo un conversatorio en memoria de Charles Baudelaire, cuyo vídeo está disponible en Facebook.


00

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box