Mauricio Ramírez: Centroamérica de cara al mundo post pandemia

0

Mauricio Ramírez Núñez, Académico.

Son muchos los retos de diferentes niveles que enfrenta la región centroamericana, no solo los que arrastra estructural e históricamente, sino aquellos que la pandemia ha profundizado o generado. Por ello, de cara a la revolución digital cernida sobre nuestros hombros, y pensando en la nueva normalidad que se avecina en todo lo relacionado al mundo del trabajo, la producción y la gestión pública, es que se vuelve un imperativo pensar de forma disruptiva esas alternativas para la construcción de un futuro compartido mucho más inclusivo, justo y ambientalmente responsable.

Vivimos un momento especial para repensar todo, para replantearnos la forma de hacer la vida en la tierra, de paso, es sano también cuestionar paradigmas clásicos, reforzar algunos y crear híbridos que se adecuen a la realidad de un mundo en rápido y constante cambio. Eso implica razonar con calma y mente fría sobre lo público, lo común, su gestión, así como la forma de crear riqueza y distribuirla de una manera que el planeta sufra lo menos posible, las personas se vean realmente beneficiadas de la misma y tengan una vida digna.

La era digital nos habla de economía compartida, nuevas formas de propiedad, de inteligencia colectiva y dinámicas no centradas en núcleos de poder al estilo de la vieja escuela, sino, en nodos de conocimiento, donde cada uno tiene en sí mismo todas las herramientas que necesita para desarrollarse y hacer posible modelos no homogéneos o impositivos. Hoy, como nunca en la historia, la creatividad y la innovación son la mejor aliada de cualquier empresa, gobierno o colectivo social que deseen ser ejemplo de adaptación, resiliencia y transformación, no en vano, los cursos de design thinking se dan por doquier en todas las academias reconocidas del mundo.

Así como los pueblos se han ido desarrollando y ya no se necesita ir a la ciudad para una cita médica porque ya hay hospitales en zonas rurales y alejadas, así se va digitalizando todo el espacio, no en vano las tendencias globales hacia las ciudades digitales (rurales o no) y el uso de la inteligencia artificial, el internet de las cosas y el machine learning son trending topic, de esta forma el conocimiento se distribuye casi sin limite de forma colaborativa y compartida, es una característica evolutiva de la historia actual. En un principio, al inicio de la era industrial, las ciudades tenían todo y había que ir a ellas para acercarse al “progreso”, ahora los pueblos alejados también tienen (lenta o rápidamente) acceso a todo esto.

De la misma manera, con el ejercicio del gobierno las cosas se mueven y mutan; hay tendencias a una mayor digitalización de procesos, menor burocracia, descentralización. Nuevos mecanismos de participación ciudadana deberían ser el norte hacia el cual hacer avanzar las democracias en una época tan convulsa y llena de retos. Si miramos un poco más arriba aún, podemos afirmar que el sistema internacional va en el misma dirección; de una lógica unipolar multilateralista occidental, hacia un mundo multipolar con una serie de nuevos actores estratégicos, que para bien o mal, tienen ya un espacio y no se pueden seguir ignorando o tratar de minimizar, su papel es ya imprescindible para la toma de decisiones de carácter globales.

En todo este mar de cambios profundos, crisis y nacimiento de ideas nuevas es que navegamos las y los centroamericanos. Dentro de nuestros grandes retos se encuentra el tema de la unión, el diálogo y la cooperación para superar problemas estructurales clásicos; pobreza, desigualdad, inseguridad, desempleo, educación, corrupción, impunidad y una institucionalidad democrática débil, entre otros. A esto debemos sumarle el tema ambiental, porque nos encontramos en una década vital y decisiva para el futuro en cuanto a estos temas; migraciones masivas por razones climáticas, sequías, hambrunas e incluso nuevas pandemias deben ser tomadas en cuenta dentro de estas variables.

Los cambios culturales no se quedan atrás, existen nuevas prácticas y dinámicas sociales con actores que antes no eran tan evidentes o del todo no existían; el movimiento LGBTQ, movimientos animalistas, diversos grupos feministas, ambientalistas, pueblos originarios y demás, que reclaman por el reconocimiento de derechos, agregando más presión a unas democracias anquilosadas en el tiempo y resistentes al cambio. Los sistemas de conflictividad social y sus respectivos mecanismos para resolver diferencias se han debilitado, dando espacio a momentos de violencia, poca tolerancia y falta de acuerdos mínimos, poniendo en riesgo la estabilidad interna y la paz.

Frente a todo esto, necesitamos poner prioridades estratégicas y pensar de forma sistémica, lo cual implica trabajar en agendas mínimas compartidas para el desarrollo regional, esa agenda debe incluir democracia, seguridad, economía, paz socioambiental, educación y tecnología. Transformar una región implica que el Estado invierta en innovación, desarrollo tecnológico y que construya sus propios “Sillicon Valleys”, con alianzas público privadas, tomando en cuenta a las comunidades, en pocas palabras, convertir a Centroamérica en un gran centro de innovación social, tecnológico e inteligente, en un cluster del cual puedan aprender todos los países que deseen equilibrar progreso social, desarrollo económico y responsabilidad ambiental.

En esta dirección propongo también crear un Consejo Centroamericano Superior de Seguridad, soberano, que analice los grandes problemas mundiales y locales relacionados con temas como la geopolítica, el crimen organizado, conflictos regionales y recursos estratégicos, integrado por todos los países miembros del itsmo. Esto nos permitirá integrar a los distintos centros de estudios estratégicos, intercambiar puntos de vista, crear academia y fortalecer la lucha por los derechos humanos, el derecho internacional humanitario y la solidaridad entre lo que somos; países hermanos.

De la misma manera y tomando conciencia profunda del espacio en que habitamos, avanzar hacia la paz social, la cual necesariamente implica paz ambiental e inclusión en la economía de miles de hermanos y hermanas que en este momento están por completo fuera de las ecuaciones económicas de los grandes grupos de interés que ven el avance de la tecnología solamente como una forma de abaratar procesos productivos y despedir personal para incrementar sus ganancias. Esos egoísmos no son solo poco patriotas, son una postura completamente inaceptable y solo demuestra una conciencia carente de autoreflexión y amor propio. Por dicha para eso existen miles de terapias y expertos en el mercado que ayudan a avanzar en el autoconocimiento y la mejora personal-espiritual.

Ya no hay espacios para visiones binarias propias de una época que se extinguió hace más de treinta años, el futuro es compartido o no será, debe ser inclusivo o no tendrá éxito y necesita ser aliado del ambiente para garantizar la supervivencia de la especie y la preservación de la vida en todas sus formas dentro del paneta tierra. Como decía el filósofo Gunther Anders; debemos ser y convertirnos en conservadores ontológicos si realmente deseamos y nos queda algo de humanidad dentro de sí.

Centroamérica es una región con culturas, identidades, saberes ancestrales, recursos naturales y gente de gran corazón, es momento de darle un espacio a una nueva forma de pensar y pensarnos, de aprender, construir e invertir para el futuro, la negociación y la paz debe ser nuestro fuerte para convertirnos ante el mundo en un polo de innovación estratégica, desarrollo inclusivo y democracias sólidas.

Para esto la creación de nuevos mecanismos de participación social son indispensables, y el relevo de las clases político económicas tradicionales se vuelve un imperativo categórico, ahí es donde nuevamente el papel de las personas jóvenes cobra gran relevancia, pero debe ser uno con justos equilibrios entre experiencia y juventud, sin desvíos emocionales a un lado u otro y poniendo de frente el único interés que debe estar presente en toda política: el país y su gente, las personas, todas.


COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...