Miami/San Juan, 5 sep (dpa) – El huracán “Irma” se fortaleció hoy en su avance sobre el Caribe y alcanzó la categoría 5, la máxima posible, poniendo a varios países en alerta máxima y a la península de la Florida en estado de emergencia.

En su más reciente boletín, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH) describió al ciclón como un huracán “potencialmente catastrófico” y emitió advertencias para la mayoría de las islas de las Antillas.

“Irma” se desplaza hacia el oeste a 22 kilómetros por hora con vientos máximos sostenidos de 285 kilómetros por hora. Se espera que la trayectoria se mantenga durante el día de hoy, seguida de un giro hacia el oeste-noroeste por la noche, indicó el CNH.

Con este pronóstico, “el extremadamente peligroso centro de ‘Irma’ se moverá sobre porciones de las Islas de Sotavento esta noche y en la madrugada del miércoles”, precisó el reporte.

En Puerto Rico, el Gobierno decretó alerta máxima y llamó a la población a acelerar los preparativos para evacuar las zonas más vulnerables de la isla, que se verá muy afectada.

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares lo calificó como “algo sin precedentes” en el Puerto Rico moderno y pidió a los residentes de estas zonas que acudan a los refugios.

La última vez que Puerto Rico enfrentó un huracán categoría 5 fue en 1928, cuando el ciclón “San Felipe” arrasó la isla. El último huracán que impactó directamente al país fue “Georges” en 1998.

“Es tiempo de tomar acción ahora. Si hay dudas, desaloje, y si ven a alguien que no lo está haciendo porque piensa que esto no va a pasar, intervenga”, dijo el gobernador.

Entre las medidas se incluye la apertura de las compuertas de los principales embalses para disminuir dos metros el nivel del agua ante la inminencia de fuertes lluvias. Se suspendió la mayoría de vuelos entre San Juan y otras islas del Caribe y por la noche habrá una paralización completa de la actividad marítima.

Mientras, en Florida, Estados Unidos, las autoridades instaron a los turistas a evacuar el extremo suroeste del estado, mientras se estudia la evacuación total de los residentes del área, incluyendo la turística zona de los Cayos.

“Si hay alguna tormenta para tomar en serio en los Cayos, es esta”, dijo el director de Manejo de Emergencias del Condado de Monroe, Martin Senterfitt, en un comunicado. “Cuanto antes se vaya la gente, mejor”, agregó.

El gobernador de Florida, Rick Scott, declaró desde el lunes el estado de emergencia en los 67 condados y urgió a la población a alistar sus kits de emergencia. “La preparación ante desastres debe ser una prioridad para cada familia en Florida”, escribió Scott en su cuenta de Twitter.

El CNH subrayó que aún es demasiado pronto para predecir si y dónde tocaría tierra “Irma” en Estados Unidos. Se cree que podría alcazar la costa de ese estado el fin de semana, a menos que gire antes y vuelva a internarse en el mar.

Por su parte, en República Dominicana el Gobierno emitió hoy una alerta de huracán en la zona oriental del país y se declaró en “sesión permanente” para seguir la evolución de “Irma” ante la posibilidad de una catástrofe.

Según la Oficina Nacional de Metrología (Onamet), en un período de 48 horas o menos las zonas bajo alerta podrían sentir al menos uno o dos de los efectos asociados al huracán, como lluvias intensas, vientos fuertes, marejadas u oleajes anormales.

En Haití, en tanto, las autoridades declararon alerta amarilla y pidieron a la población estar pendientes de los mensajes oficiales a través de las radioemisoras.

En la isla de Antigua se han retirado los barcos de los puertos y varias viviendas y comercios en zonas costeras han colocado protección especial en puertas y ventanas.

Mientras, en Cuba, los medios oficiales no han difundido informes especiales sobre el huracán, aunque el Instituto de Meteorología emitió un aviso de ciclón tropical.

En La Habana, donde el clima está soleado y con muy pocas nubes, muchos cubanos acudían a los comercios a comprar provisiones y agua potable, en prevención de una emergencia.

Por su parte, el Gobierno de Holanda anunció que envió unos 100 soldados a las islas caribeñas de Sint Maarten, Sint Eustatius y Saba como apoyo ante el paso de “Irma”. Las ex colonias holandesas pertenecen al Reino de los Países Bajos como municipios especiales.

Por La Revista CR

Medio de comunicación digital.