Miguel Ángel Rodríguez: Entramos a OCDE – hora de actuar no de alardear

Alegrémonos de nuestro acceso a OCDE. Reconozcamos los méritos de las Administraciones Chinchilla, Solís y Alvarado. Utilicemos nuestra nueva membresía para atraer inversión, turismo y conocimientos a Costa Rica.

0
Miguel Angel Rodríguez Echeverría, Economista (Ph.D.).

Justificadamente debemos sentirnos contentos de haber podido ser admitidos a OCDE. También es apropiado estar agradecidos por las gestiones de 3 gobiernos realizadas en los últimos 11 años para lograr ese ingreso, que inició la Presidenta Laura Chinchilla. Ese ingreso ya tiene por si mismo un valor por las reformas que -para lograr la aceptación- realizaron diputados de muchos partidos políticos diferentes para cumplir con los requisitos de OCDE. También tiene un valor de imagen para el país.

En este caso como lo fue en los noventa la reforma radical de nuestro sistema de salud, el objetivo se logró gracias a la continuidad de una política de estado de tres diferentes administraciones lideradas por partidos políticos de diferente signo.

Pero si nos conformamos con el ingreso y solo alardeamos por ello, estaremos muy lejos de obtener los más significativos beneficios que esta incorporación puede acarrear a los costarricenses.

En su página OCDE indica: “A través de nuestros estándares, normas e iniciativas, contribuimos a orientar y concretar reformas en más de 100 países de todo el mundo, sobre la base de nuestra experiencia colectiva y los valores que compartimos.” Añade respecto a su visión: “las personas están en el centro de nuestras reflexiones y trabajamos para impulsar un crecimiento económico inclusivo”. Y sobre su misión nos indica: “Proporcionamos datos, análisis y recomendaciones a los países miembros y socios para asesorarlos en su toma de decisiones”.

Gracias a OCDE podemos obtener los conocimientos generados por los países miembros, sus 60 años de experiencias acumuladas y por sus funcionarios, conferencias y estadísticas sobre las mejores practicas para mejorar las condiciones de vida de los habitantes de los diversos países que la integran.

Ahí están ahora a plena disposición de nuestros gobernantes y de la sociedad civil las informaciones y asesoría para mejorar nuestras instituciones y las políticas públicas para construir mejor calidad de vida para nuestros habitantes.

Pero usar de esas experiencias, conocimientos y asesorías depende de nosotros.

De nada nos vale en adelante ser miembros de OCDE si no hacemos buen uso de esa rica fuente de buenas prácticas, conocimientos y consejos. Poco adicional ganaremos si no somos capaces de buscar su ayuda, adoptar las políticas públicas atinentes y ejecutarlas.

Ese es ahora nuestro gran reto.

Por ejemplo, en el campo de la educación OCDE ha elaborado informes con sugerencias muy concretas para mejorar la educación pública y la capacitación laboral. Estos informes se nos han suministrado en adición a las pruebas PISA que desde 2009 nos brindan información sobre las deficientes habilidades adquiridas por nuestros estudiantes de 15 años. Pero si esas recomendaciones no se utilizan para un gran debate nacional a fin de concertar los cambios necesarios que los pobres resultados de esas pruebas revelan, de poco habrá servido tener los informes en las bibliotecas y computadores de gobernantes y gobernados.

Otro ejemplo es la importante reforma que, para poder acceder a OCDE, se llevó a cabo en la institucionalidad para defender y promover la competencia. Si los cambios institucionales no llevan a la ejecución de las políticas públicas que persiguen esos cambios, de poco habrá servido el aprobarlos.

Alegrémonos de nuestro acceso a OCDE. Reconozcamos los méritos de las Administraciones Chinchilla, Solís y Alvarado. Utilicemos nuestra nueva membresía para atraer inversión, turismo y conocimientos a Costa Rica. Pero sobre todo no tengamos miedo al cambio, a innovar, a tomar decisiones políticas, a transformar nuestras instituciones, a acordar nuevas políticas públicas para que podamos obtener los beneficios que nos permitan lograr un rápido crecimiento compartido en favor de nuestros habitantes.


Publicado originalmente en La Rpública

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box