Miguel Ángel Rodríguez EcheverríaEconomista (Ph.D.) Abogado.

En pocas semanas se cumplirá 2 años de la cruel e injustificada invasión de Putin a Ucrania.

Nada puede justificar la abominable y criminal embestida armada contra Ucrania, unilateralmente decidida por Vladimir Putin y ejecutada por el ejército ruso. De las muertes, la destrucción y los efectos de esta guerra en la economía y el bienestar mundial el responsable es Putin y su oligarquía despótica que gobierna Rusia.

Una invasión que el jerarca ruso pensó tomaría pocas semanas para conquistar a Ucrania y anexarla a su país en clara violación a los más básicos principios de las NNUU, que se establecieron para evitar este tipo de agresiones de conquista unilaterales. Pero que, gracias al valor y al sufrimiento de los ucranianos, y a la ayuda que hasta ahora han recibido de la Unión Europea y de EEUU, se prolonga con muerte, sangre y pérdida grosera de valiosos recursos para los dos países, y con una destrucción de infraestructura terrible para el país invadido.

En el pasado mes de agosto ya se estimaba en medio millón el numero de muertos y heridos de los dos países. Las pérdidas de civiles son inmensas. NNUU estimó hace 3 meses que han muerto más de 10.000 civiles ucranianos. El Informe de la Misión de Observación de los Derechos Humanos en Ucrania de NNUU del 3 de Octubre pasado “señala el costo mortal de la invasión rusa a gran escala con casi seis víctimas mortales y 20 heridas en promedio cada día entre febrero y julio de este año… Los civiles se enfrentan, además, a torturas, malos tratos, violencia sexual y detenciones arbitrarias. Cientos de personas siguen encarceladas y sus familias desconocen que sucederá con ellos… Los ataques rusos con misiles contra zonas residenciales e infraestructura vital, así como contra instalaciones agrícolas y de cereales, siguen sembrando miedo y destrucción en toda Ucrania. La guerra ha provocado que millones de ucranianos caigan por debajo del umbral de pobreza, una situación que ha empeorado por el amplio daño económico y social causado por los ataques a las instalaciones agrícolas vitales.” (resaltado es del original)

¡Cuántos niños han muerto en la cruel invasión de Putin a Ucrania! El pasado agosto la Fiscalía de Ucrania informó que 512 niños han muerto, 1.152 han sido heridos y 13 han sufrido violencia sexual. Además, desde el inicio de la invasión hasta el 10 de diciembre 19.546 niños han sido deportados a Rusia o desplazados forzadamente de sus hogares en las zonas temporalmente ocupadas por el invasor. Los servicios de inteligencia de Ucrania informan que más de 32.000 personas de esas zonas han sido deportadas a 68 territorios de la Federación Rusa, de los cuales se estima que más de 10.900 son niños.

En Ucrania más de una cuarta parte de los ucranianos han sido desplazados de sus hogares, 5,4 millones por tener que ubicarse en otras zonas de su país y según ACNUR al pasado 21 de noviembre 6,3 millones de ucranianos habían buscado refugio en otros países, muy mayoritariamente en Europa y en ese continente en Alemania y Polonia.

Aproximadamente un 20% del territorio de Ucrania se encuentra invadido por Rusia y la destrucción sufrida por el país es tan inmensa que se estima en un millón de millones de dólares el costo de su reconstrucción. Esto representa más de 15 años de la producción total de Costa Rica.

Durante 2023 fueron pocos los cambios en cuanto a los territorios ucranianos invadidos por las fuerzas de Putin. Y los conocedores militares estiman que en este nuevo año habrá posiblemente pocas variaciones pues consideran que ni Rusia ni Ucrania tiene capacidad para vencer las fuertes defensas establecidas por su adversario.

En las últimas semanas la invasión ha entrado en una nueva fase con un inmenso incremento en los ataques aéreos rusos a la población civil en Kiev y en las principales ciudades de Ucrania, y con ataques de Ucrania a población civil en territorio ruso y a objetivos militares en Crimea y el Mar Negro.

También se vive una nueva fase en la guerra originada por la invasión rusa ya que la Unión Europea tiene dificultades para incrementar la ayuda militar y económica a Ucrania ante la oposición del régimen nacionalista de Hungría, y por la oposición de los republicanos que en el Congreso de EEUU se oponen a nueva ayuda propuesta por el Presidente Biden.

Una posible nueva presidencia del Expresidente Trump, que se opone a la ayuda militar a Ucrania, torna aún más sombrío el panorama.

Ucrania vive momentos muy difíciles. A la muerte, la sangre, la destrucción y el miedo se suma ahora la angustia ante la incertidumbre de la ayuda que necesita para enfrentar al cruel invasor.

Los costarricenses somos un pueblo cristiano amante de la paz, y no podemos ser indiferentes a la crueldad que se sufre en Ucrania

Cuando se cumplió un mes de la invasión de Putin a Ucrania publiqué lo que ahora repito:

“NO PODEMOS ser indiferentes a la cruel guerra desatada por Vladimir Putin contra el pueblo ucraniano. NO PODEMOS por humanidad. NO PODEMOS por nuestros Valores.”

“Tampoco podemos por nuestro interés nacional. NO PODEMOS olvidar que no tenemos ejército, y que nos hemos visto amenazados por países que si lo tienen. En el pasado naciones amigas y organismos internacionales han acudido en nuestra ayuda. ¿Quién nos defenderá sin ejército si un dictador nos invade? Por esta realidad nuestra soberanía descansa en el derecho internacional, en el principio establecido en las Naciones Unidas en contra de intervenciones militares unilaterales (Artículo 2.4 de la carta de las NNUU) y en los principios que marcan la OEA. Pero la eficacia de estos instrumentos depende de que se aplique en nuestro favor la solidaridad de otras naciones. Es pues de fundamental importancia para nuestra propia sobrevivencia fortalecer la condena a las invasiones a otras naciones. NO PODEMOS por nuestro propio interés y en protección a nuestra soberanía ser indiferentes a la oprobiosa invasión de Putin a Ucrania.”

“Por valores y por interés debemos oponernos a las guerras y a las invasiones. Nunca se justifican.”

Hoy por interés nacional y en resguardo de nuestra soberanía y dado el panorama internacional y la confrontación con occidente que lideran Putin y Xi Jinping, debemos estrechar las relaciones con NNUU, la OEA y los EEUU que protegen nuestra seguridad territorial.

En La República

Por Miguel Angel Rodríguez Echeverría

Miguel Ángel Rodríguez Echeverría. Economista (Ph.D.), Abogado y político costarricense. Fue Ministro Director de la Oficina de Planificación (1968) y Ministro de la Presidencia (1970), Diputado de la Asamblea Legislativa 1990-1994, período en que ejerció la Presidencia del Congreso, Expresidente de Costa Rica (1998-2002) y Ex Secretario General de la OEA.