Miguel Fajardo Korea: Litoral de sed

El irrespeto los persigue. Los ojos del lobo. Párpados de Frida. Camino del olvido.

0

Miguel Fajardo Korea, Premio Nacional de Educación Mauro Fernández

Del libro: Litoral de sed

 

El irrespeto los persigue

 

La pureza es un implacable juego,

estallidos secos donde se resguardan

los apátridas, condenados al fin,

a recorridos lejanos, en medio de las tormentas.

Cada quien descuenta

los días en el desierto y sus alrededores.

Miran el desolado cielo

en la mitad de algún árbol,

callado, apenas,

para no acordarse del irrespeto

y el hostigamiento feroz.

El sol debe aparecer

en medio del trópico;

no puede esconderse

ante la violencia de siempre

y la destrucción insospechada.

Todos lo invocamos

en las emergencias naturales,

cuando el sol se esconde, sin sonrojo,

para darle abrigo, en alguna parte,

a los peregrinos desahuciados

en el espacio cerradísimo

de las vallas fronterizas:

en el límite marginal del abandono.

 

 

Los ojos del lobo

 

La casa del lobo

repliega la mirada

en el bosque de los amantes.

La puerta del ojo

donde anduvimos la tierra

tiene una historia distinta

en los vaticinios del mar.

Los ojos del lobo

se abren desmedidos

en luminosa tierra adentro.

Son los secretos del tiempo

en una casa abandonada.

La tortura

como una acusación flagrante

detrás del mundo:

la glocalización

del miedo y el terror,

en cada frontera.

 

 

Párpados de Frida

 

Más allá de los vacíos

la sed es un elefante.

Tus besos fueron bahías después del alba.

La memoria de los hijos caídos

en cada laberinto indigno.

Los párpados del tercer mundo

hieren la pureza

en la territorialidad de los ojos.

Infinita embarcación en el golpe,

después de la tortura.

Los bucaneros zarpan como si estuviésemos

leyendo a Kafka, en el centro del mar.

Desde Coyoacán, Frida Kahlo vivió con rebeldía,

todos los asedios.

Mujer contra el miedo.

Mujer estoica de la vida.

Artista luz, retrato vivo y deslumbrante.

Luchemos por la libertad, todos los días.

Decidámonos:

Mañana habrá silencio.

                                                             Otro silencio.

 

  

Camino del olvido

 

Siempre los miedos.

La batalla en el enigma.

La desocupación

de todos los muertos.

El camino del olvido

en tus ojos sin cansancio

por tanta espera.

Destierran los latidos,

la demora habitada

en el enigma de los exiliados.

Es la fiereza

del retorno,

la sombra final

que pide auxilio,

la desnudez en el rincón

de otras fronteras,

donde calificás

como llama

en la red de las palabras

de la ocupación sin límites.

La injusticia continúa persiguiéndolos.

 


MIGUEL FAJARDO. Guanacaste, Costa Rica. Lic. Español, Lingüística y Literatura. Vicepresidente Centro Literario de Guanacaste. Académico emérito (MEP/UNA). Premios: Nacional de Educación Mauro Fernández; Omar Dengo; Promoción y Difusión Cultural. Ha publicado 30 libros en Costa Rica, España, República Dominicana, Panamá y Chile. Delegado de Costa Rica para el Festival Internacional de Poesía (2022). Coordina la colección “De la Patria por nuestra voluntad, 200 años” para la EUNED. Columnista en medios de prensa. LITORAL DE LA SED fue publicado por el Festival Internacional de Poesía de Costa Rica, 2022.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...