Miguel Gutiérrez: ¡Quitar el lunar del emblema de la CCSS y hacer la biopsia ya!

La respuesta del país frente a la nueva crisis han sido notables en materia de salud, no sin yerros y también correcciones. Los resultados en términos de contagios, mortalidad, adaptación de las capacidades institucionales y de la infraestructura son evidentes y han dado a la población una razonable certeza de que serán atendidos si lo requieren, aunque hayamos visto la hoguera de una saturación de capacidades hospitalarias y de atención intensiva de manera cercana.

0

Miguel Gutiérrez Saxe, Economista, Educador (Dr.).

Comparar. Al inicio del Siglo XXI, al escribir un documento sobre la CCSS y el desarrollo nacional a solicitud del Dr. Guido Miranda pude citar valoraciones muy positivas de los organismos internacionales en salud sobre la CCSS: Muchas de las características de los sistemas de seguridad social recomendadas, se encuentran en el sistema nacional pero persisten retos en materia de su financiamiento y cobertura (ya en 88 % en el 2000), de la equidad y de la eficiencia. El sistema de salud costarricense destaca por el muy amplio acceso en tiempos de veloz crecimiento de la población, su carácter público (menos del 25% es gasto privado) y su crecimiento por décadas pero manteniendo un bajo costo en relación con algunos países de semejante nivel de logro en salud.

Recientemente actualicé esos datos con los indicadores que publica la Organización Mundial de la Salud en su página de internet. El cuadro recoge la evolución y los datos comparables más actuales disponibles para un grupo de países seleccionados para comparar. El cuadro incluye algunos extremos, como Guatemala que tiene una pobre cobertura y muy bajos resultados en indicadores de salud (no sólo) y los EUA con un elevadísimo gasto (casi 8 veces el gasto por persona de Costa Rica) y menor desempeño que Costa Rica en varios indicadores como la esperanza de vida al nacer.

 

Ver evolución y capacidad de enfrentar entornos desfavorables. Pero no solo la evidencia sobre gasto comparado y su evolución sustentan la afirmación de que la CCSS es una institución emblemática y pivote del desarrollo nacional. El cuadro recoge la evolución temporal de algunos indicadores pertinentes al tema de Costa Rica en el largo plazo. Destaca como la seguridad social pudo incrementar su cobertura y contribuir a la mejora de los indicadores generales de salud, de manera sistemática a lo largo de décadas (aquí incluido desde 1970).  Mientras la población casi se triplicó, la seguridad social contribuyó a que el país pasara de tener una esperanza de vida como la de Bolivia actualmente, a una esperanza de vida ligeramente superior a Estados Unidos de América, o la de la Unión Europea (en conjunto). La mortalidad infantil se desplomó (de 61 a 8 por cada mil nacidos vivos) y obtuvo una cobertura de la SS a 95% de la población (ver cuadro). Por supuesto que el perfil de morbi-mortalidad se transformó así como la estructura de edad, hacia una población cada vez más envejecida y con una incidencia mucho mayor de enfermedades crónicas.

¿Dónde podemos ver el impacto de la crisis económica de principios de los años ochentas? En Costa Rica no la vamos a encontrar en la Seguridad Social. Contrasta de manera impactante la diferencia de comportamiento de la seguridad social, en cuanto al seguro de salud. Lejos de disminuir la cobertura, esta creció 12 puntos porcentuales, y se produjeron incrementos sostenidos en el número de asegurados directos activos, excepto en 1982, así como mejoras sustantivas en índices de salud de la población. Entre otras cosas, se aseguró el financiamiento y se supo recurrir a formas innovadoras como la contratación de cooperativas para que se encargaran de gestionar atención primaria.

Pandemia. La respuesta del país frente a la nueva crisis han sido notables en materia de salud, no sin yerros y también correcciones. Los resultados en términos de contagios, mortalidad, adaptación de las capacidades institucionales y de la infraestructura son evidentes y han dado a la población una razonable certeza de que serán atendidos si lo requieren, aunque hayamos visto la hoguera de una saturación de capacidades hospitalarias y de atención intensiva de manera cercana. No sin dejarnos de recordar que el manejo y la seguridad depende de todas y cada una de las personas ahora bien, el  sacrificio al menos de la gente que está en primera línea de atención ha sido heroico.

Pero. Entre más valoremos positivamente esa evolución, esos esfuerzos, estos sacrificios,  esos logros innegables de la seguridad social es mayor el repudio a cualquier acto de corrupción, cualquier encubrimiento y cualquier dilación para detectar, procesar y sancionarla. A este punto, ya no basta que los órganos actúen con prontitud. Es necesario, que el proceso de investigación sea acompañado por garantes especializados por decisión de la Junta Directiva de la CCSS y que sea analizado no solo el órgano director que suspende el proceso sino la unidad completa que lo tiene a su cargo.

Robar plata ahí o permitirlo es robar vidas y es arriesgar a los que protegen la salud de todos. Este es el test.


COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box