Miguel Gutiérrez Saxe: Alto crecimiento, ¿Alcanza? (Podcast)

En fin, los sectores responsables del crecimiento no impactan el empleo y la generación de ingresos de la mayor parte de la población. Aquí está el problema. El país no ha logrado encontrar, como lo hizo en varias ocasiones, una estrategia general de desarrollo que arrastre a toda la sociedad en su conjunto.

Miguel Gutiérrez Saxe – “Aportes y criterios”

El Banco Central de Costa Rica anuncia un crecimiento robusto, mayor al previamente pronosticado, para este año y el que sigue. Por supuesto que es algo muy positivo. Apunta, con claridad, hacia la mejora de oportunidades para la población con mayor calificación, o acceso a fuentes de ingreso dinámicas. Este incremento del producto está basado en la inversión y exportaciones de las Zonas Francas, la recuperación plena del sector turismo y el desarrollo inmobiliario y la construcción, en alguna provincia. Desde una perspectiva del incremento de la demanda local, el crecimiento se caracteriza por el aumento de algunos rublos: mercado de autos y viajes al exterior. Esto es limitado, no incluye a muchos sectores y población. Escarbemos un poco.

El tipo de cambio de colón revaluado ciertamente hace más atractivo comprar vehículos y viajar al exterior pero solo para el que tiene recursos, o capacidad para adquirir crédito. El comercio local no recoge su ventaja del tipo de cambio que abarata las importaciones, porque la demanda de bienes y servicios no crece al ritmo del producto, sino que obedece a la dinámica del mercado de empleo y la generación de ingresos de la población, en general. El comercio a este punto es un sector estancado, o de muy baja expansión. Los sectores de exportación nacionales y los generadores de divisas, incluido el turismo, encuentran un fuerte desestimulo al pagar insumos locales con divisas que ya no le rinden. Los productores locales tanto agropecuarios como industriales y de servicios enfrentan ahora una competencia desventajosa para ellos y ventajosa para los productores internacionales. El sector público otrora componente dinámico de la producción también está estacionado, particularmente la inversión pública está en casi cero.

Ahora bien, como también lo reflejan las cifras oficiales, este crecimiento de la producción no es tan notable, o incluso es inverso, según otros indicadores como son el empleo y la población ocupada. El empleo en agricultura, comercio, manufactura y reparación, educación y salud no registran crecimiento, son más de la mitad de la población económica activa del país. El sector público no absorbe más proporcionalmente de la fuerza de trabajo, respecto a la población activa se ha reducido; solo ocasionalmente crece poco. Esperemos que finalmente tendremos más policías e investigadores para combatir la ola de criminalidad.

Si se considera exclusivamente la población asociada con zonas francas, se trata de alrededor del 10% de la población económicamente activa, que es algo más de dos millones de personas. Es un sector que absorbe casi que exclusivamente fuerza de trabajo calificada; la no calificada, cerca de la mitad de la población económicamente activa, no encuentra ahí oportunidades. Entonces, el sector incrementa, como comenté, crece de manera más que significativa en cuanto a la producción y las exportaciones, pero no logra modificar hacia arriba el volumen de empleo general, ni impacta en términos de oportunidades e ingresos al conjunto. No transfiere su dinámica al resto de la economía pues compra poco localmente y no paga impuestos como sector, solo sus asalariados. Cuando crece no mejora la recaudación fiscal.

En fin, los sectores responsables del crecimiento no impactan el empleo y la generación de ingresos de la mayor parte de la población. Aquí está el problema. El país no ha logrado encontrar, como lo hizo en varias ocasiones, una estrategia general de desarrollo que arrastre a toda la sociedad en su conjunto.

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...