Miguel Gutiérrez Saxe: Claves del desarrollo en “Aportes y Criterios” (Podcast)

Dos claves son particularmente fundamentales: equidad y armonía con la naturaleza. De mi parte intentaré ampliar sobre estos y los otros puntos enunciados, en siguientes artículos.

Miguel Gutiérrez Saxe – “Aportes y criterios”

Déjenme compartirles el origen de mi interés en el tema de las claves del desarrollo por medio de algo que escribí ya hace 20 años y he vivido por más de 60 años.

Después de una vida bastante reglada, de muchacho buscaba mis propios horizontes, agobiado por penas propias y algunas ajenas con las que apenas había comenzado a lidiar. Varias imágenes directas de gente en condición de pobreza me llevaban a la necesidad de protestar y de mostrar solidaridad, con el insistente recuerdo de algunas lecturas infantiles, que evocaban la Inglaterra de la revolución industrial, pero la de los desheredados. Definitivamente no me gustaba el mundo como era, aunque mis razones fueran aún débiles.

Recién salido del cole, como quien salta un muro, me encontré en un mundo sin regalos, pero con muchos –en esa sociedad eran casi todos- desheredados. No era una nueva lectura, tampoco la Inglaterra de la revolución industrial. Me hallé, de repente, conviviendo con campesinos pobres en un país muy pobre. Sí, gentes tan pobres que no tenían –ni tienen – horas de comida, ni saben lo que son tres turnos diarios.

Por más de tres décadas, me llegó la oportunidad de estudiar y tratar de incidir, una y otra vez, las realidades de sociedades, para preguntarme insistentemente el por qué de las diferencias de sus trayectorias y lo vulnerables que son estas. Siempre impulsado –sobre todo cuando ya no alcanzan las fuerzas o los ánimos- por aquel impacto tan profundo de mis primeras experiencias fuera de mi casa, de mi país, lejos de mi gente. Por supuesto, que no me sigue gustando el mundo como es, pero ahora puedo decir que con muchas y profundas razones.

Luego de revisar y acumular evidencia, lo acaecido en países de Centroamérica (los
menos y sólo parcialmente) señala que es posible reforzar lo positivo, aunque supone una visión de largo plazo y persistencia. Que todos cuenten, que tengamos instituciones que sirvan, sin burocracia ni corrupción, que la gente pueda estudiar, tenga una vida prolongada y saludable y empleo decente, que se produzca con eficiencia, en armonía con el resto de la naturaleza, sin ser vulnerable ni excluyente. Todo esto se refuerza y permite avanzar… Lo llamé un círculo virtuoso.

Luego de revisar y acumular evidencia, lo acaecido en países de Centroamérica (los más) señala que es posible reforzar lo negativo y generar obstáculos, lo que termina perjudicando a todos. Exclusión, escasa institucionalidad, débiles libertades y escasa vida democrática, débil o nulo estado democrático de derecho, conflicto y guerra. Destrucción de riqueza y oportunidades, baja inversión social en educación y salud, gente vulnerable y naturaleza agredida, emigración, pobreza extendida, personas que viven menos años y además en forma poco saludable. Lo llamé un círculo vicioso.

Hay ciertas pautas o patrones de relaciones entre factores de desarrollo, aunque no resulta nada mecánico, ni circular, ni inevitable, sino que a cada paso pueden surgir puntos de bifurcación sobre los cuales es necesario optar.

Lo fundamental es el cómo la sociedad procesa el conflicto ya sea con la orientación hacia las libertades y la convivencia ciudadanas, o ya sea con orientación al orden público y el autoritarismo. El resto de los factores por afinidad selectiva pueden tender a alinearse con variantes de desarrollo humano sostenible, o su negación. Sin convivencia ciudadana, ni tolerancia, la orientación hacia la libertad tiende a erosionarse, muy rápidamente si algunos actores relevantes la empujan. Polarización y virtuosidad no pareciera ser una pareja feliz, ni siquiera duradera. La demagogia y el desprecio temerario por la verdad rompen la cohesión social y pueden destrozar la vida democrática. Estas son opciones de la sociedad que, cuando se toman las incorrectas, pueden descarrilar un círculo virtuoso. En ocasiones, una polarización puntal pueden ser indispensables para lograr corregir el rumbo.

Como dijo un estudioso de nuestro país, hay problemas en el paraíso. Pero bueno, ¿cuáles son estos puntos de bifurcación en nuestro país actualmente?

Enuncio algunos relevantes y me detengo en uno.

  • Fraccionamiento radical del sistema político; obstrucción severa a la adaptación Institucional, o tensiones graves ente poderes.
  • Caída de instituciones fundamentales por la crisis fiscal, o decisiones políticas. Desfinanciamiento severo de la inversión social y ruptura de los mecanismos redistributivos, crecimiento mayor de la exclusión y la desigualdad.
  • Pérdida de apoyo a instituciones básicas por percepción de impunidad o corrupción.
  • Concentración urbana sobre bases agresivas, o descuidadas contra el ambiente. Desmantelamiento de resultados, instituciones y, específicamente, de las políticas ambientales reconocidas como sostenibles.
  • Deterioro de las condiciones de inserción de las mayorías a la economía moderna y al accesos a los servicios públicos modernos y de calidad. Me detengo brevemente en este: Comenzó como un programa ambicioso de generación de empleo como parte de una salida a la crisis de los años ochenta, con las zonas francas y la maquila textil. Digo claramente exitosa, aunque fugaz, porque generó abundante empleo para operarios no tan calificados, con fuertes incentivos fiscales y levantó la exportación. Fugaz porque pronto la maquila textil se fue a otros países. Pero acá la ZF y la atracción de IED es casi la política de modernización nacional; representa 1/6 del PIB, un 10% del empleo, por los general calificado o altamente calificado, concentrada en el centro del país, pero con una cifra sorprendente en materia de exportaciones, siempre libre de impuestos. El aparato público que los atiende se ha modernizado. Pero entre mejor le va a esa economía, por le va al fisco. El país exoneró de impuestos al sector más dinámico de la economía. Crónicamente desfinanciamos al estado.

Dos claves son particularmente fundamentales: equidad y armonía con la naturaleza. De mi parte intentaré ampliar sobre estos y los otros puntos enunciados, en siguientes artículos.

 

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...