Natalia Díaz: A propósito de la mujer

Debemos impulsar a las mujeres para que se involucren y preparen en las carreras STEAM (Ciencia, tecnología, ingeniería, artes y matemáticas), y en esto es clave el apoyo del sector privado en la educación dual y del INA y el Instituto Tecnológico en el sector público.

0

Natalia Díaz Quintana. Es Publicista, mercadóloga y política costarricense. Fue Diputada y Vicepresidenta de la Asamblea Legislativa de Costa Rica, en el periodo 2014-2018, Fundadora de Unidos Podemos, partido político costarricense fundado por la exdiputada.

Con motivo de la conmemoración del día dedicado a la mujer, percibo que por haber las mujeres decidido enfrentar los problemas de las desigualdades, se continúa avanzando, pero es claro que aún se dista del trato igualitario, y habrá que seguir recorriendo camino. Mi reconocimiento y solidaridad.

Esta vez, deseo hacer mención que aún existe postergación, y que las mujeres deben recibir mayor educación en áreas como las finanzas, la ciencia, tecnología, innovación, robótica, pues son estas las disciplinas actuales que llevan al cambio y a mayores oportunidades laborales en este momento

Baso mis afirmaciones en un ejemplo que de seguido detallo.

En todo tema de opinión debemos tener siempre presente como un postulado, el llamado “principio de no contradicción”, aunque también recibe otras denominaciones. Lo más importante es su contenido, el cual lo tomaremos en uno de sus varios sentidos: nada puede ser y no ser al mismo tiempo y en igual sentido.

Articulando con el párrafo que precede, notamos ese principio en cuanto al futuro de las mujeres: en teoría existen enorme cantidad de programas que favorecen su acceso, pero en la realidad no está sucediendo. Consecuentemente, una cosa está siendo y no siendo a la vez, cayendo en el principio de no contradicción; en la práctica, pareciera que a su vez no es.

Veamos el siguiente caso: dentro de la llamada “Gig Economy” o economía colaborativa, entendemos, sin que constituya una definición, un modelo en auge para encargos con duración concreta, independientes o dentro de un proyecto, sin exclusividad para la empresa que encarga, con flexibilidad, comunicación online, teletrabajo, estrechamente vinculada a las TICs (tecnologías de la información y la comunicación) y a las plataformas tecnológicas.

Sin embargo, a pesar de este modelo laboral creciente, veamos lo que nos dice el autor Gabriel Plata en “El futuro del trabajo en América Latina y el Caribe: ¿Cómo será el mercado laboral para las mujeres?” publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Nos señala en primer término y lo atribuye con respaldo técnico, que a futuro luce negativo para las mujeres, por su mayor grado de vulnerabilidad frente a los hombres, lo que atribuye a tres aspectos esenciales (entre otros), como lo son: la baja participación laboral, segregación horizontal que conceptualiza como la desigual distribución entre hombres y mujeres en ciertas actividades, y la segregación vertical entendiendo como tal a la dificultad que enfrentan las mujeres para acceder a puestos directivos.

Ubica su origen en la infancia y juventud, y concluye que las normas culturales y sociales fomentan que las mujeres realicen tareas relacionadas con el cuidado como la educación, salud o el servicio doméstico; mientras que a los hombres se les estimula a elegir áreas más matemáticas y técnicas, como la ingeniería o la computación.”

Hecha la vinculación entre la economía colaborativa y lo que con acierto nos señala el autor Plata, es que proponemos avanzar en las disciplinas que enumeramos al inicio. Debemos impulsar a las mujeres para que se involucren y preparen en las carreras STEAM (Ciencia, tecnología, ingeniería, artes y matemáticas), y en esto es clave el apoyo del sector privado en la educación dual y del INA y el Instituto Tecnológico en el sector público.

Lo haremos.

 


En esta edición también contamos con artículos de las siguientes colaboradoras:
Abril Gordienko López, Alicia Fournier, Ana Victoria Badilla, Arabella Salaverry, Arlette Pichardo, Dinorah Cueto Cabrera, Elizabeth Jiménez Núñez, Gabriela Giusti, Gloria Bejarano, Inés Revuelta, Jeannette Ruiz, Kattia Martin Cañas, Lilliana Sánchez, María Laura Arias Echandi, María Laura Sánchez, Marinela Córdoba, Marta Acosta, Marta Núñez Barrionuevo, Natalia Díaz Quintana, Sofía Argüello Madrigal, Valeria Madrigal y Waizaan Hin Herrera,
COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...

La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo

Apóyanos aquí

Holler Box